La regla: el proceso fisiológico incómodo para gran parte de la sociedad

Debemos ser conscientes de que la mitad de la humanidad, durante aproximadamente 40 años de su vida, tiene la regla.

Generalmente, cuando nos referimos a la menstruación lo hacemos con eufemismos como “estar mala”, “estoy en esos días” o incluso “andar con la marea roja”. No dejamos de servirnos del humor como herramienta para ello. He llegado a oír la expresión de “ha venido a visitarme la amiga comunista” o conocidas que le han puesto nombre como “Inés”. Pero dejando de lado esta visión tan optimista del problema, estos eufemismos tienen una connotación negativa, estamos invisibilizando la regla a diario.

¡Tengo la regla!

No hay que tener pudor en decirlo. Es algo natural, no es nada malo. No puede ser que la regla haya sido y sea un símbolo de debilidad de las mujeres. Desde que tengo uso de memoria, la regla o el uso de tampones y compresas ha sido objeto de burla por parte de algunas personas. No achaques mi enfado a que tenga la regla y si tengo una compresa en la mochila no es para que te rías, es porque la necesito. A día de hoy sigo viviendo situaciones que sobrepasan el límite de lo sensato.

“¡Tía, si quieres un tampón, no hace falta que me lo digas al oído como si fuera el mayor secreto de la historia! Y no pretendas que te lo vaya a dar como si fuera esto un trapicheo de droga porque me niego” 

La sociedad se está enfrentando poco a poco a este tabú. Sobre todo la generación millenial, gracias a que existen referentes que hablan de la regla e incluso nos aconsejan sobre ella. Cada vez tenemos más curiosidad y más información sobre diversos temas relacionados con la menstruación. Internet supone una de las fuentes más efectivas para la expansión del conocimiento sobre la regla con artículos, vídeos o blogs sobre ella.

A continuación, hablaremos de algunos de los temas más frecuentes sobre la regla. Estos temas siempre han sido poco conocidos por la sociedad pero son de gran importancia. En este artículo los vamos a analizar:

Copa menstrual:  La importancia del uso de la copa menstrual y los beneficios de esta, debido a que es reutilizable y puede llevarse durante más tiempo. Por esto constituyen una opción sostenible para el medio ambiente, ya que al usarla no estamos produciendo la cantidad de desechos que implica el uso de compresas, tampones, etc. La duración de la copa fluctúa entre los 10 a 15 años, y su coste medio oscila entre los 20 y 30 euros. Este artilugio está hecho de silicona médica, un material biosaludable. Entre sus ventajas, cabe destacar que evita alergias, irritaciones y no es cancerígeno. Por último, se debe tener en cuenta que se comercializan en diversas tallas adaptadas a la experiencia en uso y a la altura de la persona.

“Sangrado libre”: También tenemos el ejemplo del llamado “sangrado libre”. Personas que controlando el movimiento pélvico mediante una serie de ejercicios y el conocimiento de su útero, consiguen manejar el origen del sangrado y ser capaces de retener el flujo hasta que van al baño. De una manera similar a la de orinar. Por otro lado, también se denomina “sangrado libre” a la práctica de algunas personas de no usar ningún método para que la regla no manche. Esta práctica no es usual. Se ha visto en algunas deportistas, quienes al tener que hacer un deporte durante un largo período de tiempo, no quieren usar ningún método y reivindicar así el estigma de muchas culturas contra la regla y el poco acceso que tienen algunas personas a artilugios de higiene íntima.

Endometriosis: Por último, hablar de la endometriosis. Esa enfermedad benigna que afecta a una pluralidad de personas durante su vida productiva. Se produce cuando el endometrio crece fuera del útero en lugares donde no debe. Suele causar periodos menstruales más dolorosos de lo normal, sangrado abundante y dificultades para el embarazo.

Muchos de los lectores pensarán que es innecesario hablar y conocer sobre la menstruación. Por otro lado debemos tener en cuenta que es un proceso natural, el cual no debe ser visto de otro modo. A todos los lectores críticos con este tema les llamo a la reflexión recordando la siguiente expresión:

“De lo que no se habla, no existe”