Es cierto que cada día estamos más concienciados sobre aquellas actitudes que, de forma manifiesta, colocan a la mujer en una posición de inferioridad sobre el hombre. Sin embargo, pese a la lucha feminista que cada vez esta consiguiendo más adeptos, hay pequeñas muestras que mantenemos interiorizadas. Estas muestras crean lo que conocemos como micromachismo. Son ejemplos imperceptibles y débiles de discriminación hacia la mujer que aprendemos en nuestra infancia gracias a su reflejo en la sociedad y la cultura.

El origen del micromachismo se encuentra en nuestra vivencia en un sistema heteropatriarcal que empapa nuestra vida laboral, doméstica y hasta nuestra comunicación. El uso de estos términos generalmente no tiene intencionalidad, planificación deliberada o mala voluntad, sino que son hábitos de acción o reacción frente a las mujeres. Por otro lado, debemos tener en cuenta que estos comportamientos alimentan al gran machismo. Además, refuerzan (incluso sin quererlo) la idea de superioridad del hombre sobre la mujer.

En este artículo vamos a analizar 10 ejemplos de micromachismo habituales:

1. El camarero lleva la cuenta al hombre

Es común que los camareros den la cuenta al hombre en vez de dejarla en la mesa o preguntar a quién deberían dársela. Una acción interiorizada, que aprendemos desde pequeños, ya que en el pasado era el hombre quien se encargaba de las finanzas en la familia.

2. “¡Las mujeres no saben conducir!”

Según los datos de la DGT, en España hay alrededor de 26,5 millones de personas que conducen. El 56% son varones, unos quince millones. El 41% son mujeres, unos once millones. Según un proyecto llevado a cabo en la Universidad Politécnica de Madrid que ha estudiado más de 200.000 accidentes, los hombres ponen más en riesgo al resto de ocupantes del vehículo. La tasa de mortalidad de los hombres al volante es el doble a la de las mujeres, y también los varones sufren el doble de accidentes que las conductoras.

3. Manspreading

Es el término con el que se acuña la práctica de algunos hombres en el transporte público de sentarse con las piernas abiertas ocupando más espacio que el que les corresponde en su asiento. De esta manera, incomodan a los pasajeros de su alrededor.

4. Referirse a una mujer como: “La pareja de …”

Normalmente, en los medios de comunicación las parejas de hombres conocidos pasan de tener nombre a ser: “La pareja de …”. Sin tener en cuenta su mérito profesional ni su identidad. Además, también debemos comentar que si se está hablando en concreto de una mujer cuyo marido es conocido se suele mencionar,  aunque sea completamente irrelevante.

5. Las mujeres no pagan en las discotecas

Este caso es el más recurrente de las discotecas para que el máximo número de chicas elijan acudir a estos lugares y así los chicos decidan pagar por entrar. Las discotecas utilizan a las mujeres como un producto para su propio beneficio. No es discriminación positiva, es negocio.

6. “Corres como una niña”

Esta expresión se utiliza desde edades muy tempranas. Se suele usar entre niños pequeños para burlarse el uno del otro. Correr como una niña, en estos casos, significa ser débil.

7. “Se te va a pasar el arroz…”

Típica frase que reciben las treintañeras sin descendientes. La maternidad se ve en ciertos casos como una obligación y no como un deseo. Este micromachismo alimenta el estereotipo de que las mujeres no llegan a la realización completa de su vida hasta que no tienen hijos.

8. La bebida alcoholizada para él

En la mayoría de ocasiones, si la persona que sirve no es la misma que ha tomado nota de nuestro pedido asume que las bebidas alcoholizadas son para los varones. Esto es debido al estereotipo de que las mujeres somos más débiles y preferiremos una bebida más suave o no alcoholizada.

9. Cambiador de pañales solo en el baño de mujeres

Es poco habitual ver baños de hombres equipados con cambiadores de pañales. Por otro lado, en todos los baños públicos de mujeres hay uno. De manera bastante directa, están relegando el cuidado de los hijos únicamente a las mujeres, invisibilizando a las familias monoparentales formadas por un hombre y sus descendientes o las familias cuyos padres son varones homosexuales.

10. “Nenaza”

Insulto dirigido hacia hombres. El ejecutor de esta acción busca burlarse del comportamiento de un hombre asemejándolo con el de una mujer, lo que hace que su comportamiento sea objeto de burla.

1 pensamiento sobre “Micromachismo: 10 muestras que cometemos a diario

  1. Muy bien explicado! Son pequeñas acciones diarias que joden mucho, y que hay que intentar cambiar como sea.
    Un artículo muy ameno a la vez que serio e importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *