Imagen de la manifestación del Orgullo Hetero en Boston. Se ve un cartel de “las vidas hetero importan”.

Como es bien sabido, las personas cishetero sexuales sufren una represión bestial. Por ello, en Boston han realizado una manifestación por el Orgullo Hetero. ¿Necesidad real o necesidad de “casito”? Sin duda, lo segundo.

Cada vez que nos acercamos al mes del Orgullo LGTBI pasa lo mismo. Un montón de personas afirman que “¿para cuándo un día del Orgullo Hetero?”. En ese momento, no sabes si llevarte las manos a la cabeza, irte a una esquina a llorar o intentar explicarle (con mucha paciencia) por qué no lo necesita. He venido a eso último: explicarte por qué no lo necesitas.

Las comparaciones son absurdas muchas veces y peor es tener que recurrir a ellas porque solo van a entenderte de esa forma. Voy a empezar con esto, no sin antes aclarar que: hay personas hetero que forman parte del colectivo LGTBI. ¡Sorpresa! Las personas trans existimos y podemos ser hetero. Así que, tú, persona cishetero, por esto no necesitas un Orgullo (Cis)Hetero.

  1. Tú no has tenido que salir del armario. No has tenido que desmontar ninguna idea preconcebida en ese sentido.
  2. Tu orientación no era ni es uno de los insultos más escuchado en las aulas. No te insultan diciendo “hetero”, te insultan llamándote maricón, bollera y marimacho, entre otros.
  3. Tampoco era ni es un insulto tu identidad de género. No te insultan llamándote “cis de mierda”, ¿a que no?
  4. Cuando se usa una palabra que habla sobre una parte de ti como insulto, tú eres el insulto. Por tanto, las personas LGTBI somos el insulto.
  5. Si alguien te llama (cis)hetero por la calle, si es que lo hacen, no temes que la persona pueda soltarte una hostia. Cuando al colectivo nos insultan, créeme que si tenemos ese miedo. No es irracional, está basado en la experiencia.
  6. Eso de que somos iguales ante la ley es una mentira como una casa de grande. Nuestros derechos no solo tiemblan cada día con debates que deberían estar obsoletos, sino que algunos no están conseguidos ni por asomo.
  7. Por no hablar de que nuestra existencia está penada y prohibida en muchos países. ¿Ser (cis)hetero también? De hecho, muchos países han recortado últimamente en derechos LGTBI, aquí tienes algunos ejemplos.
  8. A ti no van a rechazarte por ser (cis)hetero en tu vida laboral, familiar y social, entre otras.
  9. Cuando viajes, no vas a tener que ir mirando a ver a que país puedes ir en base a dónde es peligroso por tu identidad u orientación.
  10. La sociedad no va a cuestionarse constantemente si mereces o no, por ser (cis)hetero, atención sanitaria especializada. Esto sí nos ocurre a personas trans.

Esto son “solo” diez ejemplos de por qué no necesitas un día del Orgullo Hetero. Quizá algunas de las situaciones citadas las has vivido, pero no por ser cishetero. En cambio, todas esas y muchas más, las vivimos personas del colectivo LGTBI constantemente. Las vivimos simplemente por existir.

Por eso necesitamos un día del Orgullo. Porque la sociedad nos ha hecho crecer con vergüenza de quienes somos, cuando serlo no es nada malo. Hemos tenido que aprender a querernos en un mundo que nos odia por lo que somos. Así que, ni necesitas un día del Orgullo Hetero, ni quieres necesitarlo, créeme.

Obviamente hay otras opresiones que puede que vivas, pero ser cishetero no es una de ellas. Y, aún así, en las imágenes del Orgullo Hetero, la mayoría de personas que he visto son hombres blancos cishetero. ¿Por qué será?

Aclaración: incluyo cis delante de hetero porque una persona trans hetero no es igual a una cis hetero. Por ser heterosexual, nadie está oprimido, igual que tampoco por ser cis. Cuando la gente habla de Orgullo Hetero, se refiere realmente a cishetero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *