Pamplona y la diversidad | Entrevista a Vanesa Eguiluz

Hace unas semanas estuve dando vueltas a algunas ideas que podrían serme útiles para un nuevo artículo en Rompiendo Códigos. Me acordé de un sitio que es muy importante y especial para mí. Harrotu es un centro LGTB situado en la calle San Gregorio, 28 en Pamplona; es un local dirigido por el Ayuntamiento de Pamplona y gratuito para el público que esté interesado en informarse sobre la temática LGTB y recibir apoyo por parte de psicólogos y sexólogos que trabajan en el mismo para proporcionar información a los interesados y sus familias. Podría decirse, que hace más o menos unos días, pude contactar con la responsable del centro, Vanesa Eguiluz, que muy amablemente respondió a mis preguntas.

1)      ¿Cómo surgió la idea de fundar Harrotu?

La idea de crear Harrotu parte del deber que tienen las administraciones de desarrollar y garantizar los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales para asegurar que en todos los lugares se pueda vivir la diversidad afectiva y sexual en plena libertad. Tener un servicio específico LGTBI para la ciudadanía de Pamplona era una demanda de los colectivos y el movimiento LGTBI que durante años había luchado porque este servicio existiera y diese respuesta a las necesidades de la población LGTBI de la ciudad en toda su diversidad.

Las administraciones municipales deben garantizar los derechos de las personas LGTBI y para ello deben involucrarse de forma activa en el desarrollo de políticas municipales LGTBI porque no hacer nada es faltar a ese deber institucional de garantizar a toda la ciudadanía sus derechos para vivirse libremente en su diversidad sexual y de género.

De ahí surge Harrotu del empuje de los propios colectivos LGTBI de la ciudad y de un proceso de escucha activa entre la institución, los colectivos LGTBI y la propia ciudadanía interesada en abordar de forma específica esta tarea. De esto lo que quiero destacar es que como ayuntamiento no se pueden desarrollar políticas sin ir a la fuente del conocimiento, sin acudir a la ciudadanía que conoce la realidad y, en este caso, fue fundamental esa escucha a lo que tenían que decir los colectivos LGTBI que tantos años llevaban trabajando, solo a través de su trabajo y experiencia se podía desarrollar algo que tuviese sentido, y que generase procesos sólidos para la ciudad.

Harrotu es el resultado final de todo ese trabajo, de la iniciativa de los colectivos, de la asunción del Ayuntamiento de Pamplona de la responsabilidad de desarrollar y garantizar los derechos LGTBI de Pamplona y del trabajo conjunto entre el movimiento LGTBI y la institución.

2)      ¿Cuáles son los principales objetivos del centro?

Los principales objetivos de Harrotu se resumen en:

–              Desarrollar y dinamizar actuaciones para la información, la comunicación y la capacitación, relacionadas con los ámbitos de la diversidad sexual y de género en Pamplona.

–              Facilitar recursos de apoyo a la ciudadanía y al tejido social LGTBI.

–              Atender a las asociaciones y a la ciudadanía en general interesada en la diversidad sexual y de género.

Como objetivos específicos se sitúan:

– Centralizar y facilitar el acceso de la ciudadanía y profesionales a los servicios de información y atención LGTBI.

– Realizar actuaciones para la prevención y y sensibilización de la ciudadanía en materia de LGTBIfobia.

– Fomentar la participación la articulación social en materia LGTBI.

– Formar en relación a la diversidad sexual y de género.

– Generar espacios de encuentro y reflexión de la ciudadanía y las entidades sociales en torno a la diversidad sexual y de género.

3)      ¿Cuál fue vuestra reacción al ver tanta gente en la inauguración del local?

La acogida que ha tenido Harrotu en la ciudad ha sido muy positiva y estamos muy satisfechas con el trabajo que se está desarrollando y la participación de la gente en el Centro.  En su primer año de vida 550 personas han participado en las actividades organizadas en el centro, 743 personas han hecho uso de las asesoría sexológica y 122 se han acercado a la asesoría jurídica.

4)      ¿Qué esperáis del futuro de Harrotu? ¿Estáis orgullosos de la aceptación del centro?

Tras su primer año de andadura esperamos afianzar y consolidar el trabajo de Harrotu e ir abriendo nuevas líneas de trabajo que sigan recogiendo las demandas de la población LGTBI y den respuesta a las nuevas necesidades que van surgiendo. Queremos que Harrotu se convierta en un referente para toda la ciudad y que sea un espacio abierto y diverso en el que todas las personas puedan vivir su diversidad sexual y de género libremente. Asimismo, esperamos poder seguir expandiendo las actividades y servicios de Harrotu a todos los barrios de la ciudad.

5)      Si en un futuro os diesen la oportunidad, ¿estaríais dispuestos a expandir Harrotu por otras CCAA de España que no disponen de centros LGTB gratuitos?

Harrotu es un servicio municipal del Ayuntamiento de Pamplona que, es cierto que es pionero a nivel estatal. Hasta ahora, el trabajo que se está realizando es informar a otras ciudades y Comunidades Autónomas del trabajo que se está desarrollando en Pamplona por si les pudiese servir de guía o ejemplo para implementar políticas públicas LGTBI o centros de similares características en otras ciudades, entendiendo que para que funcionen adecuadamente es necesario que se involucren tanto colectivos como administraciones.

6)      Para vosotros, ¿qué es lo fundamental para que padres con hijos LGTB puedan concienciarse y no tengan tanto miedo de que su hijo haya salido del armario?

Una de las cuestiones fundamentales es tener información, asesorarse con personas expertas, con sexólogas, y acudir a espacios como Harrotu en el que van a poder plantear sus dudas e inquietudes libremente y en el que van a poder conocer diferentes recursos y herramientas para acompañar a sus hijos e hijas en el proceso de salir del armario. Es importante que padres y madres escuchen a sus hijos e hijas, sin cuestionar, ni juzgar, de forma abierta y que vayan construyendo el camino conjuntamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *