¿Qué representa realmente la bandera española?

¿Las mujeres que denuncian sus violaciones? Exageradas. ¿El colectivo LGBT pidiendo justicia por las agresiones en su contra? Exagerado. ¿Las personas racializadas que denuncia el racismo que viven continuamente? También una exageración para la mayoría de gente que alza la bandera roja y amarilla con orgullo de lo considera ser español.

Aviso de contenido: en este artículo se va a mencionar por encima temas delicados como la violación, LGBTfobia, racismo, entre otros.

No es inusual encontrar quejas de que la bandera española se ha convertido en un tabú en la sociedad en la que nos encontramos. Últimamente, parece ser que ese problema se ha acentuado incluso más. Muchos individuos expresan, enfadados, que la gente la rechaza sin tener en cuenta que se trata de un símbolo de su país, de un lugar al que deberían tenerle cierto apego y respeto. Sin embargo, no es lo único que representa, y de ahí precisamente es de donde viene el problema.

Un claro ejemplo es que muchas personas, al pensar en la bandera de España, no piensa en el país, en su cultura o lo que representa; por sus mentes lo primero que pasan son las ideas fascistas para las que es usada. En estos tiempos, se ha transformado en algo más que la representación de un estado; es, sin lugar a dudas, un símbolo que la (ultra)derecha se ha apropiado.

El verbo «apropiarse» es importante, porque la bandera, por sí misma, solamente representa a una nación. Un trozo de tela no es más que eso, pero cómo se use le da el verdadero significado.

Ahí es cuando viene el meollo de la cuestión, hay españoles que no pueden sentirse identificados por algo que se usa para su opresión y el cese de sus derechos. Ha habido muchos casos en los últimos meses, como las manifestaciones de miles de personas que tildan a los colectivos oprimidos de exagerados y que piden que vuelva una España mejor, más unida. Por supuesto, esto solamente es una forma más de fascismo.

¿Las mujeres que denuncian sus violaciones? Exageradas. ¿El colectivo LGBT pidiendo justicia por las agresiones en su contra? Exagerado. ¿Las personas racializadas que denuncia el racismo que viven continuamente? También una exageración para la mayoría de gente que alza la bandera roja y amarilla con orgullo de lo considera ser español.

Podría parecer un problema aislado, pero es algo que está pasando y no es difícil de darse cuenta. Al navegar por las redes sociales, normalmente son las personas que tienen ideologías opresoras quienes usan esa bandera como representación. En las calles, está colgada en las ventanas para dejar claro que no se permiten lo que ellos llaman radicales: feministas, gente racializada y/o LGBT. Incluso ha lucido este año en el ayuntamiento de Madrid, en el lugar que le ha correspondido a la arcoíris durante muchos años, debido a las exigencias de un partido que se siente orgulloso de atacar a los colectivos oprimidos.

No es de extrañar, entonces, que haya muchos individuos que no se sientan cómodos con la bandera española. No cuando se usa para defender ideologías machistas, racistas, LGBTfobas y muchas más; porque es comprensible que no todo el mundo quiera verse reflejado en esos valores tan retrógrados y que hacen más daño que bien.

Por culpa de personas que utilizan la bandera para acentuar su odio hacia los colectivos oprimidos, se ha convertido en algo que no representa lo que debería: a todos los españoles por igual, no solamente los fachas.

Quizá en el futuro, si se elimina el significado tan amargo que se le ha otorgado, se pueda ver de nuevo como la representación de las cosas buenas de España, y no de las malas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *