Un día para recordar

Aunque muchas personas no lo saben, el 20 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Memoria Trans.

Este día está dedicado a la memoria de todos esos individuos que han sido asesinados a causa de la transfobia. No solamente se rinde homenaje a la gente trans que ha sido llevada a la muerte a través del odio, sino que también se recuerda la violencia continua que la comunidad sufre en su vida cotidiana.

¿Cuál es su origen?

El 28 de noviembre de 1998, Rita Hester, una mujer trans afroamericana, fue asesinada en Massachusetts. Este terrible acontecimiento y el poco respeto con el que los medios de comunicación trataron el asunto hicieron que se provocase una vigilia el viernes siguiente.

Este acto para honrar la memoria de Rita hizo que Gwendolyn Ann Smith se inspirase para crear lo que se ha convertido, a través del transcurso de los años, en el Día Internacional de la Memoria Trans.

Trans Awareness Week 

La Semana de Concienciación Trans (o Trans Awareness Week) es una de los movimientos derivados del Día Internacional de la Memoria Trans. Como su propio nombre indica, se trata de una semana cuyo principal objetivo es concienciar a la sociedad de la violencia que se ejerce sobre las personas trans.

Normalmente se celebra durante la segunda semana de noviembre, ya que tiene como culminación el Día Internacional de la Memoria Trans. Durante estos días se ofrece información y educación acerca de la comunidad trans tanto a las personas que pertenecen al colectivo, como a las que no lo hacen.

«Remembering Our Dead»

El asesinato de Rita Hester no solamente inspiró la Semana de Concienciación Trans y el Día Internacional de la Memoria Trans, sino que también hizo que eventualmente se pusiese en marcha un proyecto de Internet llamado «Remembering Our Dead» (Recordando a nuestros muertos, en español), en el cual se guarda un registro de las pérdidas que sufre la comunidad trans durante el transcurso del año.

¿Es realmente necesario en la actualidad?

Hoy en día sigue sin ser extraño levantarse y recibir la noticia de que una persona trans ha sido agredida, asesinada por alguien o, incluso, por culpa del sistema — porque la cisnormatividad también puede quitar vidas. Todo aquel individuo que sea arrastrado a suicidarse a causa de la transfobia que sufre, no es más que otra víctima de los constructos sociales.

Está por todas partes: en la televisión, redes sociales, periódicos… Sin embargo, muchas veces estos crímenes ni siquiera están visibilizados. Están ocultos, en las sombras, donde nadie puede verlos ni darle una voz a esa gente que no la tiene.

Esta fecha es importante porque rinde homenaje a todos los miembros de la comunidad trans que no pudieron seguir adelante, a todas esas personas trans que son agredidas, insultadas, humilladas; esas que tienen que ocultarse, vivir escondidas, sin poder expresar lo que realmente son…

Es una fecha para recordar que la transfobia también mata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *