Cultura

3 minutos de lectura

Los sueños me visitan regularmente, es la herencia de la literatura. Cierro los ojos, procuro concentrarme, los abro de nuevo y repaso con la vista todos los libros de la sala. Es inevitable, si lo piensas, que no sueñe con cada una de las historias que me han contado.