Política

3 minutos de lectura

Europa deberá ser capaz de tener una voz propia en un mundo que parece dirigirse hacia liderazgos autoritarios y populistas. Desde Bruselas se tiene la difícil tarea de articular un proyecto diplomático mundial que funcione de manera independiente a los Estados Unidos y a la imprevisible respuesta de cada vez más países sumidos en un invierno democrático.