Black Lives Matter, un año después

Hace un año Estados Unidos estaba viviendo una de las peores tensiones raciales desde 1968 por el asesinato de George Floyd. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

El 25 de mayo de 2020 George Floyd fue asesinado a manos de un agente de policía de Minneapolis, Derek Chauvin. Hace un año Estados Unidos estaba viviendo una de las peores tensiones raciales desde 1968, año en el que Martin Luther King fue asesinado por un racista blanco, y cuyo mensaje de paz es hoy más necesario que nunca.

Pero la pregunta principal es: ¿ha cambiado algo desde entonces? Lo cierto es que el movimiento que nació tras este suceso, Black Lives Matter no fue en vano. Pasado un año, más de 30 ciudades norteamericanas han aprobado leyes para regular actuaciones policiales. Además, el agente que mató a George Floyd fue declarado culpable de asesinato. La comisaría de Minneapolis fue desmantelada, así como toda la estructura del cuerpo policial, debido a las acusaciones. Queda pendiente de debatir en el Congreso una ley de reforma policial a la que da nombre George Floyd, que esperemos que sea aprobada.

Está claro que la total igualdad entre razas en EEUU no está acabada y tampoco será conseguida por una persona en concreto. En primer lugar, el mérito sería para los activistas negros que arriesgaron su vida por defender sus derechos y exigir justicia. Algunos presidentes como Lincoln y Johnson destacan también por haber hecho pequeñas contribuciones.

Todos somos iguales, únicos y a la vez diversos. La lucha debe ser colectiva, en contra de cualquier forma de discriminación. Debemos luchar por la justicia, ya que hay diversas zonas, personas, naciones, donde es muy difícil alcanzar una igualdad plena y justa.

 

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión» (Nelson Mandela)