La fiebre del «Nail Art»

¿Cuál es la mejor forma de llevar unas uñas perfectas todos los días? La manicura permanente. Uñas de gel, semipermanentes, acrílicas… hay una gran variedad donde elegir. La fiebre por el «Nail Art» se extiende desde los instagrams de las celebrities hasta las calles de las ciudades y es que las uñas se convierten en obras de arte. Te contamos todo lo que hay que saber sobre esta tendencia.

Lo más recurrente es acudir a un lugar especialista para conseguir un resultado óptimo y que nuestras uñas brillen como nunca. La mayoría de centros de estética ofrecen este servicio y también en algunas peluquerías. En las ciudades grandes, hay salones especialistas en manicura. Si prefieres hacerlo en casa, hay kits completos a la venta para convertirte en una experta.

Cortar, limar y mimar

Antes de realizar cualquier tratamiento, es importante cuidar las uñas naturales. Se deben cortar, limar y quitar la cutícula sobrante. Para esto último es aconsejable sumergir las uñas en un cuenco con agua tibia para ablandarlas. En este primer paso, es cuando decidiremos que forma queremos que tengan (cuadradas, en punta, redondas…) Por último, hay que elegir por que vía queremos hacernos las uñas permanentes, ya que varía en duración, acabado y agresividad para nuestras uñas.

Uñas de gel

Las uñas de gel adquieren ese nombre porque la técnica consiste en moldear un gel acrílico sobre nuestra uña natural. Puede ser gel duro, que se aplica para alargar las uñas, y gel blando, que no modifica la largura. Luego se van añadiendo capas de gel y color, y fijando cada una con luz ultravioleta durante unos dos minutos. Se suelen dar alrededor de tres capas y los adornos, difuminados, dibujos… se realizan en la segunda capa. También se puede elegir el acabado, brillo o mate.

La duración varía entre un mes o dos, pero hay que retocarlas. Un factor que influye notablemente es la velocidad con la que nos crecen las uñas. Para quitarlo, no es aconsejable hacerlo en casa, ya que la única forma sería arrancándolas o con muchísima cantidad de acetona. Es preferible acudir al lugar donde nos las han hecho para borrarlas.

Manicura acrílica

La manicura acrílica se diferencia de las uñas de gel en su resistencia, las acrílicas aguantan más. Estas también se secan al aire, sin necesidad de luz ultravioleta.

El primer paso es deshidratar la uña, para conseguir quitar la grasa natural y obtener una superficie lisa, seca y pulida. A continuación se coloca sobre nuestras uñas los moldes, a los que se les da forma. Encima de estos moldes es donde va el acrílico, que se realiza con una mezcla de polímero y monómero. El gel resultante queda viscoso durante unos minutos y es cuando se le puede dar forma, para secarlo solo hace falta dejarlo al aire.

Una de las ventajas de esta manicura es que no es necesario cambiar los moldes cada vez que quieras cambiar el diseño de las uñas.

Tanto las de gel como las acrílicas, tienen el inconveniente de que dañan nuestra uña natural, sin embargo, si te las quita un profesional disminuye el riesgo.

Las uñas y el famoseo

Hay artistas que son unas autenticas abanderadas del «nail art» y que ya es imposible concebirlas sin sus uñas postizas, como es el caso de Bad Gyal, Rosalía o Rihanna.