Nuevos comienzos a finales

Mei Ling estaba ansiosa por la cercana llegada la navidad, le encantaba; las luces tan típicas que iluminan estos alegres, familiares y fascinantes días de fiesta, los copos de nieve que caen del cielo y el frío que nos hace encontrar el deseado calor en un fuerte abrazo. Pero sobre todo, lo que le encantaba a Mei Ling de estas fechas tan indicadas, era poder disfrutarlas con su querida amiga Akame, aquella con la que llevaba gran parte de su vida, con la que había compartido miles y miles de momentos pero… que este año, desgraciadamente dejaría de ser así. Sus caminos se separaron el día que Mei Ling dejó China para mudarse a España, donde empezaría una nueva vida junto a sus padres, que por razones económicas habían elegido nuestro país como nuevo punto de partida. La navidad se acercaba, pero ésta había perdido parte del valor que tenía para Mei Ling. Aunque quién sabe, puede que la ilusión se volviera a despertar en ella cuando pasease arropada por la magia que desprenden las brillantes calles de Madrid.