Crónica de una «mañana naranja» anunciada

Vehículos teñidos de globos naranjas, banderas que ondulan bajo el hashtag #StopLeyCeláa y un sonido estridente que justifica una causa común: la última “pitada” tras la aprobación de la polémica nueva norma educativa llegaba este domingo a las carreteras madrileñas.

Vehículos teñidos de globos naranjas, banderas que ondulan bajo el hashtag #StopLeyCeláa y un sonido estridente que justifica una causa común: la última “pitada” tras la aprobación de la polémica nueva norma educativa llegaba este domingo a las carreteras madrileñas.

La “marea naranja” ha salido a las calles españolas con el objetivo de ofrecer el “mayor ruido necesario” para que la misiva enviada al Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, sea escuchada. Calificada por la mayoría de los manifestantes que gritaban al son de la “peor ley educativa”, muchos alarmaban de una orden de enseñanza ausente de preocupación por el consenso que no se detenía ni a escuchar a profesores, familias y alumnos. Partidos políticos de la oposición también han participado en esta “inundación naranjista” quienes han insistido en apelar la ley del partido socialista.

Desde la Plaza de Cuzco hasta el Paseo de la Castellana 

Los más pequeños ondeaban las banderas facilitadas por la organización Más Plurales mientras en las carreteras se asomaba un autobús que plasmaba en sus vitrinas la fotografía de la Ministra Isabel Celáa junto al pretexto “Los hijos del Estado”. Las campañas del Partido Popular y Ciudadanos se desplegaban a lo largo de la gran calle desde la Plaza de Cuzco hasta el Paseo de la Castellana que se caracterizaban por la recogida de firmas contra la Lomloe.

Con ello, una vez pasadas las 12 h., los aplausos emergían en un momento repentino y las miradas se encaminaban en dirección ascendente hacia el puente: los rostros conocidos del partido popular surgían en plena manifestación. “Hoy se manifiestan los padres de la Educación Pública que quieren seguir eligiendo colegio”, así empezaba sus primeras palabras el Presidente del Partido Popular, Pablo Casado, quién defendía su intención de recurrir la nueva normativa educativa. Por su parte, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, ha enviado un mensaje a las familias españolas. “No tengan la menor duda de que vamos a seguir defendiendo la libertad de la educación”, asegura Isabel Díaz Ayuso. Las declaraciones no concluían. José Luis Martínez – Almeida, el Alcalde de Madrid, ofrecía una petición al Gobierno de España. “Pedimos que escuche a la calle y a los padres que quieren educar en libertad a sus hijos”.

Destino: La Plaza de Cibeles

Casi dos millones de firmas han sido recogidas en contra de la Ley Celáa. Pero la problemática se ensancha al conocer que la plataforma no ha recibido respuesta por parte del Presidente de España. Así lo ha detallado Francisco José del Castillo, secretario general de la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza de Madrid. “Desgraciadamente el Presidente no ha contestado a esa petición de entrevista. Simplemente le queríamos comentar que es una ley que se va a aprobar sin diálogo, sin consenso”.

El secretario general ha opinado que se trata de un “atentado a la libertad de elección de las familias”, quién añade que “será la propia Administración pública la que administre el centro educativo a las familias”. “Hablar, dialogar y negociar”, estas son las claves que han faltado en la aprobación de la Lomloe, según ha señalado Del Castillo. De esta forma, la Plaza de Cibeles entre globos y lazos naranjas se ha inundado de familias que reclaman un derecho que hace un año no se reivindicaba. Así, Más Plurales lucha con una ley que afirma que los hijos no son de sus padres, una ley sobre “los hijos del Estado”, según el manifiesto de la plataforma.