La princesa Leonor, nueva integrante en la orden del Toisón de Oro

Ayer a mediodía, 30 de enero del año 2018, el rey Felipe VI, impuso a su hija, la princesa Leonor, el collar del Toisón de Oro con la respectiva insignia representativa del mismo que caracteriza al lazo rojo. Una concesión oficial que se ha quedado reflejada en el Boletín Oficial del Estado como Real Decreto 978/2015, del 30 de octubre.

Como motivo del 50 cumpleaños del rey, Felipe VI, será la primera insignia que coloqué en su todavía corto reinado. Este reconocimiento, en palabras del propio monarca, le fue otorgado a su primogénita como motivo de “tradición y continuidad y es deseo de institucionalizar su figura como heredera de la Corona”.

El Rey en sus palabras, tras colocarle la insignia del Toisón de oro sobre el vestido, en el que estaba escondido un imán, no ha podido la emoción al dirigirse a su hija. “Leonor”, le ha dicho, “todas las acciones de tu vida deberán guiarse por la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad, por la capacidad de renuncia y de sacrificio, por el permanente espíritu de superación, y por tu entrega sin reservas a tu país y a tu pueblo”.

Emocionado, por el simbolismo del acto, el Rey ha continuado con un discurso dirigido principalmente a su hija: “Deberás respetar a los demás, sus ideas y sus creencias… te guiarás permanentemente por la Constitución y servirás a España con humildad y harás tuyas todas las preocupaciones, alegrías, anhelos y sentimientos de los españoles”.

Tras la imposición de la insignia, el Rey ha besado a su hija y ésta le ha correspondido con una reverencia de respeto que ha repetido cuando, al acercarse a las sillas donde se encontraba la familia real, se ha inclinado ante su madre, la Reina, y sus abuelos, los reyes Juan Carlos y Sofía. La Princesa llevaba un vestido azul y, a la altura del pecho, el lazo rojo con el correspondiente colgante representativo del Toisón que le acababa de imponer su padre.

Un acto solemne e histórico

En un acto de gran significado institucional y solemnidad en el que Leonor, que el próximo mes de octubre cumplirá 13 años, ha recibido de manos de su padre la insignia del Toisón de Oro, la máxima condecoración que entrega la Corona y que, en su día, el Rey recibió de su padre, el rey Juan Carlos y éste, del suyo, Juan de Borbón. Veinte niños de la edad de la princesa, ganadores en diferentes ediciones del concurso “¿Qué es un rey para tí?, de entre 11 y 14 años, han sido invitados.

El acto se ha celebrado en el Salón de Columnas del Palacio Real con asistencia de la familia real en pleno, los Reyes, la princesa de Asturias, la infanta Sofía y los reyes Juan Carlos y Sofía; Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, abuelos maternos de la princesa; la infanta Elena y la infanta Margarita; los presidentes del Gobierno, Mariano Rajoy; del Congreso, Ana Pastor; del Senado, Pio García Escudero; del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, como representantes de los tres poderes del Estado.

También han estado presentes el ex ministro Javier Solana, el ex director de la Real Academia de la Lengua, Víctor de la Concha y el expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique V. Iglesias, poseedores los tres del Toisón de Oro, que en su día les concedió el rey Juan Carlos. Entre los 80 invitados también se encontraban, la vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; y los ministros de Exteriores, Alfonso Dastís, y de Justicia, Rafael Catalá.

Antecedentes del Toisón de oro

El Toisón de Oro es una orden vinculada a una familia reinante, la Casa de Borbón, y no a un territorio o país, como son la Orden de Isabel la Católica o la Orden de Carlos III. Desde su fundación, se han concedido aproximadamente unos mil doscientos collares que son propiedad de la Orden, no tienen carácter hereditario ni conceden privilegios y deben ser devueltos en un plazo de tres meses tras el fallecimiento de la persona que lo poseía.

El collar de la Orden del Toisón de Oro es la más alta condecoración que concede la Monarquía española y se puede ver expuesto en la Sala de la Corona del Palacio Real de Madrid. El Toisón de Oro está compuesto por veintiséis eslabones rectangulares dobles con dos letras B (de Borgoña) entre eslabones. En el centro de collar pende el carnero o toisón. Este vellocino y las dos B enfrentadas representan la guerra. Con la elección del carnero, el Duque de Borgoña quiso hacer referencia al vellocino de oro de la leyenda de Jasón, según la cual éste debería rescatar al vellocino y devolverlo a la Hélade.

Fue creado en 1430 por el Duque de Borgoña, Felipe III el Bueno a propósito de su unión con Isabel de Portugal. Como no estaba vinculado al Ducado de Borgoña pasó a su nieto Carlos I de España tras el matrimonio de la Duquesa María con el Emperador Maximiliano. Desde entonces, son los Reyes de España los Grandes Maestres de la Orden.

Los miembros integrantes de la Orden del Toisón eran elegidos entre los nobles y monarcas europeos que se hubieran distinguido en la lucha contra el poder otomano.  El objetivo de la Orden era defender la religión católica y dar gracias a Dios. San Andrés es su principal patrón (lo es de la casa de Borgoña).

El collar tiene un coste aproximado de cincuenta mil euros y está realizado en plata sobredora y oro, fundido, cincelado y esmaltado. Hay tres razones por las que un miembro puede ser expulsado de la Orden y son huir ante un enemigo, la herejía y la traición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *