Tendencias

6 minutos de lectura

Durante estos últimos meses, he mantenido la hipótesis de que realmente no sabemos hasta que punto las redes sociales influyen en nuestras vidas. Hay un problema en entender que ese «mundo virtual» es igualitario al real, pues no lo es. Las redes sociales están llenas de personas que utilizan la invención a propósito para exponer una supuesta vida perfecta, que una vez el móvil se apaga, deja de serlo. Y no son estas personas culpables, pues es lo que se ha normalizado en las vidas de todos nosotros.

4 minutos de lectura

El confinamiento y las restricciones por la crisis del coronavirus han hecho que el contacto a través de redes sociales se intensifique aún más, y con ello prácticas como el ghosting. Son muchos los jóvenes que utilizan Internet como medio para conocer a gente nueva y hacer amigos, sin embargo, estas relaciones virtuales pueden conllevar problemas que en el contacto cara a cara no suelen aparecer.

4 minutos de lectura

Gracias a Disney+ tienes una gran oportunidad para ver Hamilton y conocer la historia de uno de los padres fundadores de EE. UU. a través de una música y una puesta en escena únicas que nos conectan con la realidad diversa de los Estados Unidos y las recientes protestas del movimiento Black Lives Matter.

3 minutos de lectura

Muchos artistas como Bad Bunny han estado sacando música sabiendo que no van a poder tocarla en vivo hasta dentro de un tiempo, lo que esto supone, en parte, consecuencias económicas negativas para ellos. Por otro lado, la música no es solo importante para los artistas que viven de ella, sino que también lo es para todos los que la escuchan, debido a que nos acompaña todos los días, y a que la relacionamos con recuerdos y personas.

5 minutos de lectura

Si me hubieran hecho esta pregunta en febrero, claramente hubiera dicho que no, de hecho, estaba preparando un artículo que indicaba el largo camino que nos quedaba por recorrer, no solo por la tecnología que teníamos disponible, sino porque se necesitaba un cambio de pensamiento radical en la sociedad. Pero la situación ha cambiado en todo el mundo y eso ha hecho que nos tengamos que adaptar a nuestra nueva realidad.

6 minutos de lectura

No es en absoluto descabellado hablar de “el meme” como el producto cultural más representativo de nuestra era; los consumimos, compartimos o incluso fabricamos casi a diario.
Su importancia como vehículo de expresión social lo hace y hará merecedor de numerosos estudios; pero hoy este artículo pone el acento sobre ciertas tendencias actuales que, a título personal, encuentro fascinantes, como la pérdida de la preponderancia de la palabra o la ironización de la propia estructura. Y bueno, mete turra sobre memes.