Luis de Guindos dejará su cargo de ministro en un plazo de una semana para asumir la vicepresidencia del Banco Central Europeo. Este es el momento idóneo para hacer balance de estos más de 6 años al frente de la cartera de Economía.

De Guindos ha sido un ministro poco político en el sentido orgánico del termino; pues es, junto al titular de Exteriores Alfonso Dastis, el único ministro del Gobierno que no es militante del Partido Popular. Un punto a favor de su elección como ministro del BCE. Pese a no ser afiliado al PP, De Guindos ha sido uno de los rostros más reconocidos y reconocibles del Gobierno de Rajoy, sobre todo durante el inicio del mismo. Y es que el todavía ministro comenzó su andadura teniendo que sofocar dos incendios.

Es sábado, 9 de junio de 2012, y Luis de Guindos no lleva más de medio año en el Gobierno. España había solicitado y obtenido de la Unión Europea un rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros que el Estado destinó al saneamiento del sistema financiero a través del FROB. De Guindos se empeñó en decir que era «un préstamo en condiciones muy favorables». Al final España cedió a las presiones y acató el rescate. Rescate, sí, con todas sus letras.

El 24 de julio de 2012 la prima de riesgo española alcanzó los 638 puntos básicos. ¿Qué significa esto? Que entre el interés del bono español a diez años era 638 puntos básicos (6,38%) superior al bono alemán del mismo plazo. Aquel día la Bolsa de Madrid perdió un 3,58% cayendo por debajo de los 6.000 puntos. Hoy la prima de riesgo de España está en torno a los 90 puntos básicos lo que constituye, a todas luces, un éxito.

Analicemos con cifras.

De Guindos comenzó con los dos problemas anteriores, pero ha tenido que hacer frente a muchos más. La cartera de Economía es la menos agradecida, y De Guindos ha sido consciente de ello. No ha sido un ministro particularmente simpático. Tampoco ha mostrado el más mínimo signo de empatía con la situación económica que atravesaban los españoles. Sólo se fijaba en los datos macroeconómicos, sin darle importancia a la implicación directa que las medidas del Gobierno tuvieran sobre la sociedad, más allá de lo que dijera el papel.

Por último, analizaremos en 5 gráficos el paso de Luis de Guindos por el Ministerio de Economía.

Evolución del PIB.

Cuando hablamos del Producto Interior Bruto (PIB) hablamos del valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de España durante un año.

Los números hablan por sí solos. Cuando De Guindos aterrizó en el Gobierno, el Producto Interno Bruto (PIB) de España caía en torno al 2,5% anual. Las diversas reformas emprendidas podrán gustar o no y se podrá discutir si tienen una verdadera incidencia en los ciudadanos. Sea como sea, el hecho es que hoy la economía española crece en torno al 3%.

Variación mensual y anual del IPC.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) representa el valor del coste de la vida, ya que recoge la variación que han tenido cada mes los precios de los bienes y servicios consumidos por los hogares españoles.

Por tanto, podemos afirmar que vivir y, sobre todo, consumir en España es caro. Y, a la luz del gráfico, cada día lo es más. Más todavía cuando el Gobierno anuncia subidas de las pensiones que, además de ínfimas, quedan por debajo del IPC.

Deuda pública en % sobre el PIB.

La deuda pública es la deuda que tiene un Estado con particulares u otros Estados.

A todos nos han dicho desde bien pequeños que no se puede gastar lo que no se tiene. Luis de Guindos, en cambio, ha preferido pedirlo prestado. Tanto es así que hoy la deuda pública española está en torno al 100% del PIB. Es decir, que España debe a otros lo mismo que produce por sí misma.

Evolución de la deuda de las Administraciones Públicas.

Sigamos con deuda. En este gráfico podemos ver el espectacular aumento de la deuda de las Administraciones Públicas en los últimos años. De hecho, desde que De Guindos es ministro, la deuda de nuestra Administración ha aumentado un 54%.

Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Nuestro último gráfico habla de la famosa hucha de las pensiones. El Fondo de Reserva se creó como un mecanismo de emergencia en caso de que los ingresos de la Seguridad Social no fueran suficientes para poder hacer frente a sus gastos. Este Fondo se financia, principalmente, de los recursos que no necesite la propia Seguridad Social para satisfacer sus necesidades.

Así, De Guindos ha vaciado la hucha de las pensiones y ha puesto en seria tela de juicio la pervivencia del sistema público de pensiones tal y como lo conocemos hoy en día. Si bebes sin llenar el vaso llegará un momento en que el vaso quede vacío, que es lo que ha pasado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *