Entrevistamos a Gorka Samaniego, miembro de la Junta de Ciudadanos en Cerdanyola. Ciudadanos es el partido líder en la oposición en el Parlament de Cataluña. Su portavoz, Inés Arrimadas, se ha caracterizado por ser una de los miembros más duros con los movimientos de la Generalitat y el Gobierno de Carles Puigdemont.

¿Habrá referéndum el próximo 1 de octubre?

Respuesta fácil: no. Tras las actuaciones policiales ha quedado de manifiesto – el propio Junqueras lo reconocía – que no se cuenta con lo necesario para poder realizarlo. Pero aún colocando algunas urnas, papeletas, etc., sigue sin ser un referéndum. No es legal, se celebra fuera del marco constitucional y por tanto, se haga lo que se haga, no será un referéndum.

Los organizadores insisten en que el domingo habrá urnas con todas las garantías y los resultados serán vinculantes…

No por mucho repetir una mentira se vuelve verdad. No es un referendum y mucho menos vinculante. Debemos superar de una vez esta situación en la que estamos. Que desistan y vuelvan a la legalidad, que es dentro de ella donde se puede mantener un diálogo

Si finalmente se colocan las urnas el domingo, con toda probabilidad el resultado será favorable hacia la independencia, ya que los partidarios del ‘no’ no irán a votar. Carles Puigdemont ha afirmado que declararía independiente Cataluña unos días después. ¿Qué crees que ocurrirá después?

No creo que lo haga. Según él mismo, ya tendríamos que ser independientes tras pasar los 18 meses desde el 27-S y aquí seguimos. Pero en todo caso, no tendrá ni valor alguno ni legitimidad exterior. Espero que tras el 1-O se celebren elecciones autonómicas y podamos tener la opción de elegir a un gobierno no separatista que defienda los intereses de todos los catalanes desde la lealtad y la legalidad

¿Te gustaría votar en un referéndum, a corto, medio o largo plazo, para decidir el futuro de Cataluña?

No. No soy partidario de opciones que puedan implicar sacar a Cataluña de España y de la Unión Europea. Estoy a favor de que los catalanes sigamos participando de un proyecto común que es España y sobretodo, participando de su reforma y modernización.

Un sondeo publicado ayer mostraba que el 82% de los catalanes se mostraban de acuerdo a que la mejor manera de resolver este problema entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat era mediante un referéndum pactado y legal. Un 57% de los votantes de Ciudadanos también se encontraban de acuerdo.

Que no sea mi opción no quiere decir que no respete su convocatoria si esta se hace por medio de los mecanismos legales establecidos. Si algún día hay mayoría en el Congreso suficiente para, reformar la Constitución o para permitir convocar un referéndum en Cataluña, es decir, si algún día hay mayoría suficiente para convocar uno siguiendo los cauces democráticos, será una decisión a respetar. Pero no es el caso, y, por tanto, no es el escenario en el que nos movemos.

¿Y cuál es, a corto y medio plazo, la solución para la situación en Cataluña y que satisfaga a la mayoría de catalanes?

A corto plazo elecciones. Es urgente volver a tener un gobierno que piense en todos los catalanes desde la legalidad y la lealtad institucional. A medio y largo plazo reformar España. Pero no debemos hacerlo con la idea de contentar a aquellos que no se contentan si no es con la independencia. Sería un error; debemos de reformarla para que la mayoría de catalanes que no somos independentistas volvamos a tener ilusión por el proyecto común que es España.

¿Y qué reformas serían las mejores?

Pues un país más moderno y abierto a Europa. Acabar con la corrupción con reformas profundas (acabando con aforados e indultos por corrupción), democratizar el país con nueva ley electoral, con instituciones más abiertas y cercanas al ciudadano; mejorar la organización territorial con un Estado de las autonomías menos burocratizado y más flexible, etc. Estos podrían ser buenos ejemplos

Hace muchos años, el sentimiento de independencia en Cataluña era minoritario, y así se reflejaba en el arco parlamentario. Hoy en día aglutina una mayoría absoluta en escaños y casi el 50% de votos. ¿Crees que con unas reformas legales se conseguirá reducir dicho sentimiento?

Hay que enmarcar bien la situación: crisis económica, social y política. Han sido años difíciles, con un gobierno del PP inmovilista en muchos aspectos y con gran descontento social. A todo ello le debemos añadir unas instituciones catalanas que durante muchos años se han dedicado a la construcción de una fantasía para no responsabilizarse de sus actos y políticas. Pero es fundamental tener la cabeza fría: la solución no es romper nada. Cuando seamos capaces de ofrecer – y lo seremos – una solución reformista pero moderada, muchos de estos catalanes se verán atraídos a un proyecto común que vale la pena, que es España.

¿Cuál es tu valoración respecto a la última decisión del Ministerio del Interior de crear ese órgano de coordinación, donde se incluye a los Mossos?

Lo ideal sería no llegar a estas situaciones pero parece que algunos se empeñan. No soy experto en la materia, pero parece una decisión acertada si el objetivo es ganar coordinación y eficacia para impedir la celebración de hechos ilegales. En todo caso, es necesario matizar que no se ha privado a nadie de ninguna competencia. Sólo se está ganando en eficacia y en coordinación, una decisión que contempla la ley y que por tanto, es legal y legítima.

La Generalitat critica que se haya empleado esta medida como una acción de control, siendo la persona encargada del Ministerio quien dicte las actuaciones de los Mossos el próximo 1 de octubre.

Normal que lo critique y normal que mienta viendo como actúa últimamente. A ellos ya les va bien que esto sea así para seguir vendiendo un discurso victimista. Pero son ellos los que ponen en peligro la autonomía de Cataluña (que por la decisión de Interior no se ve en riesgo, pero bueno) al sacarnos de la legalidad y del marco constitucional.

Pero, al ser una persona nombrada por el Ministerio del Interior quien ‘mande’, por decirlo de alguna forma, lo que deben hacer los Mossos ese día, ¿no es una limitación de la autonomía que tienen?

La orden es del fiscal y es él quien “mande”. Los Mossos, al ser policía judicial, deben cumplir con aquello que mande la justicia. Una coordinación de todas las fuerzas permite mayor eficacia y coordinación. No les quita ni competencia ni autonomía. Al tener una orden clara del Fiscal, entiendo que se decidirá qué es lo mejor que haga cada cuerpo policial para cumplir dicha orden.

Y ya para concluir, Gorka, me gustaría que realizaras una valoración desde un punto de vista autocrítico y reflexivo, y me dijeras una cosa que ha hecho bien vuestra posición (Albert Rivera, Inés Arrimadas) y otra cosa que haya hecho mal.

Empezando por la mala, quizás se trataría no de no haber hecho algo, sino quizás no con la fuerza que se precisaba. Es decir, no por ausencia, sino por insuficiencia. Se tendría que haber realizar una mayor concienciación de la necesidad de cumplir la ley democrática y de situarnos dentro del Estado de Derecho. Les hemos dejado a los independentistas vía libre para soltar su discurso y el nuestro quizás no ha llegado tanto. Y como cosa positiva el ofrecer a los catalanes una alternativa de gobierno no separatista, con las manos limpias de corrupción y preparada para gobernar Cataluña allí donde se merece estar. Lograr eso lleva trabajo y se ha estado haciendo muy bien.

¿Quieres decir que se necesitaba más ‘mano dura’ respecto a la situación catalana?

No en ese sentido. Más capacidad para hacer llegar nuestro mensaje y más ilusión en el proyecto alternativo. Hay que seguir en esa línea e ir sumando a cada vez más catalanes que desean superar esta situación y volver a tener la Catalunya que nos merecemos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *