¿Que ocurre en nuestro cerebro cuando consumimos alcohol?

En los últimos años, en España, el consumo de alcohol ha superado el consumo del tabaco, dentro del grupo «drogas legales». Aproximadamente mueren cada año unas 37.000 personas por culpa del alcohol.

Actualmente, el consumo en España es mayor que la media europea. Beneficiándose de una importante tolerancia social e incluso de cierto halo de cualidades positiva.

Pero, ¿Que le ocurre a nuestro cerebro cuando consumismo alcohol? 

Toda bebida alcohólica contiene una molécula denominada etanol, esta afecta al funcionamiento del cerebro siendo responsable de la embriaguez. Solo es necesario entre 30 y 90 minutos desde su consumo para llegar al máximo estado de embriaguez.

El etanol, una vez dentro del organismo, circula por la sangre hasta llegar al cerebro. Tiene la capacidad de ralentizar el funcionamiento del cerebro. Esto es debido a su unión con dos tipos de receptores: el ácido γ-aminobutírico (GABA) y el N-metil-D-aspartato (NMDA).

Además estos neurotransmisores GABA inhiben el comportamientorganismo,unirse con el etanol el mensaje neural se hace más lento, permitiendo que tras consumir alcohol nos sintamos más tranquilos y relajados.

No obstante, cuando el etanol se une con los con los receptores NMDA esto origina una sensación de fatiga pudiendo afectar en la memoria. Es por ello que cuanto mayor cantidad de etanol tengamos en nuestro organismo menor recordaremos lo que ha ocurrido tras la ingesta de alcohol.

Por otro lado, tras este consumo, el cerbero libera  norepinefrina, adrenalina y cortisol. Son sustancias estimulantes que aumentan la frecuencia cardíaca. Además el cerebro recibe más oxígeno, debido a la apertura de las vías respiratorias. Incrementan las sensaciones de los sentidos. 

Libera dopamina, el neurotransmisor de la felicidad, es por ellos que nos sentimos bien tras el consumo de alcohol. También afecta a la capacidad de tomar decisiones y los procesos del pensamiento. Pues, el etanol, se adhiere a las vías por donde el cerebro recibe energía.

Produce consecuencias en el resto del organismo porque inhibe la hormona antidiurética. Lo que origina a origina con mayor frecuencia y sentir deshidratación. También, afecta el movimiento muscular es por ello que tras el consumo actuamos más lento y somos más torpes, cuesta mantener el equilibrio. Puede interferir en la circulación, la respiración y la regulación de la temperatura corporal.

¿Que ocurre en el consumo crónico de alcohol?

Lo mencionado anteriormente se origina,  tras el consumo de una bebida alcohólica, sin embargo la administración crónica de alcohol (alcoholismo) conduce al desarrollo progresivo de cambios adaptativos en estos sistemas de neurotransmisión.

Cuando la persona consumidora crónica deja de beber presenta una disminución en el funcionamiento de su neurotransmisión dopaminérgica, por tanto no siente bienestar sin el consumo. Si vuelve a consumir alcohol se produce una gran liberación de dopamina. Es por ello la necesidad que tienen las personas alcohólicas de consumir.

Además, con el consumo continuado de alcohol el receptor opioide kappa (Entra otras funciones incluye percepción del dolor, de la consciencia, del control motriz y del humor), aumenta su funcionamiento. Esto origina algunas manifestaciones como; la dificultad para controlar el consumo de alcohol, el estado disfórico/anhedónico residual, tras la retirada del alcohol, la aparición de trastornos afectivos y de ansiedad etc.

Hay numerosos estudiosos de como el consumo crónico de alcohol afecta a la estructura del cerebro, la parte neurobiológica de este. La causa principal de los efectos producidos tras el consumo es la unión de la molécula etanol con el receptor GABBA.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *