Para todo consumidor de eventos deportivos «indoor» la calidad de la retransmisión es una pieza clave, en ocasiones tanto como el propio espectáculo. Un mal narrador o comentarista puede desviar tu atención, aburrirte y hacer que cambies de canal. Sin embargo, el buen comunicador deportivo te mantiene alerta, te divierte, te enseña e incluso te puede enganchar a deportes que hasta ese momento desconocías. Por eso, en las próximas líneas vamos a poner en valor algunos de esos comentaristas que merecerían una oda, frente a otros que protagonizan la otra cara de la moneda.

El fútbol es el deporte mayoritario y por ende, goza del mayor número de retransmisiones, tanto en televisión como radio. Es por ello que abundan ejemplos de uno y otro tipo de narradores y comentaristas. En el lado negativo, encontramos el típico narrador con tono monótono y aburrido, el que idolatra a un jugador y aprovecha para recordártelo cada minuto…

Pero el más destacado es el comentarista parcial, algo que es inconcebible cuando se trata de un partido entre equipos españoles en una televisión o radio nacional. Algunos de ellos han protagonizado espectáculos bochornosos en pleno directo. Me viene a la mente la final de Copa del Rey de 2013 entre Atlético y Real Madrid, en la que el fanatismo de Futre y Sanchís se apoderaron de la retransmisión, con un Juan Carlos Rivero, como narrador, totalmente superado. Pero todavía más conocida es la que lió el ex valencianista David Albelda en COPE como comentarista de la semifinal de la Europa League de 2014 entre el Sevilla y el Valencia. Entrado el descuento del partido de vuelta, cuando el conjunto ché tenía en la mano el pase a la siguiente fase, dijo: “No he visto peligrar la eliminatoria en ningún momento”. En el último instante, el sevillista M’Bia anotó en Mestalla un gol que daba el pase a su equipo, a lo que Albelda respondió con una retahíla de lamentaciones: “¡No me jodas! ¡Coño, joder! No me jodas… Qué injusto macho, madre de Dios, eso nos faltaba para acabar el año…”. Me pregunto qué cabida tiene esta actitud tan parcial, y modo «hooligan», en una radio nacional.

En la otra cara de la moneda, mi medalla de oro se la lleva el tridente formado por Carlos Martínez, Maldini y el siempre entrañable Michael Robinson. También Movistar cuenta con el que a mi juicio es el mejor programa de análisis de fútbol de nuestro país: El Día del Fútbol. Un análisis serio, imparcial, didáctico y con un importante elenco de ex futbolistas, muy alejado del formato «Sálvame» que por desgracia adoptan otras cadenas para ofrecer este contenido, siendo El Chiringuito de Jugones el ejemplo más claro.

Pero, por supuesto, no todo es fútbol. Los buenos comunicadores deportivos son abundantes, en muchas disciplinas. Comenzaremos por los más técnicos para continuar por los comunicadores deportivos más pasionales.

En cuanto a los primeros, cabe reseñar que, en general, cuando toman la cabina profesionales contrastados del deporte en cuestión, la calidad de la retransmisión gana muchos enteros. Son buenos ejemplos de ello la Fórmula 1 (el ex piloto Pedro Martínez de la Rosa, el ingeniero Toni Cuquerella…), el motociclismo (el ex piloto Alex Crivillé, el lamentablemente ya fallecido Ángel Nieto….) o el baloncesto (el antiguo seleccionador Pepu Hernández, expertos de la NBA como Antoni Daimiel…).

Otro caso especialmente destacado es el balonmano. Teledeporte ofrece los Europeos y Mundiales con Paco Caro en la narración y comentaristas de la talla de Alberto Urdiales y Albert Roca (ambos ex jugadores del combinado nacional durante muchos años), a los que se suele sumar algún otro jugador, en activo o ya retirado. Se trata de retransmisiones muy técnicas, de puesta en valor de un deporte que, por desgracia, está perdiendo fuerza en nuestro país ante la ausencia de apoyo económico, y con un claro componente instructivo. Y es que el propio Alberto Urdiales en el descanso y al finalizar el partido, saca la pizarra para resaltar algunos aspectos técnicos del partido que ha ido comentando durante el directo. El conocimiento del balonmano, la cercanía con los internacionales españoles que están en la pista, y la pasión que demuestran por este deporte conforman una retransmisión de gran calidad, que permite que el espectador disfrute del balonmano y se enganche cada vez más. Que llegue ya el Mundial 2019, ¿no?

Mención especial merece también la dupla formada por Carlos de Andrés y Perico Delgado. ¿Qué sería de las tardes de verano sin estos dos fenómenos del ciclismo? La narración del consumado experto Carlos de Andrés, que acompaña el recorrido con una «guía turística» de cada lugar, junto a los comentarios, tan técnicos como divertidos, del laureado ex ciclista Perico Delgado hacen del Tour de Francia y la Vuelta a España dos clásicos imprescindibles de nuestra televisión.

Pasemos ahora al comentarista más pasional, ese que te hace vibrar en el sofá y emocionarte como si fueras tú el que compites. Probablemente el caso más claro en la historia reciente de nuestro deporte es la narración de la final de 200m mariposa en los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde Mireia Belmonte consiguió su primer oro olímpico. Julia Luna y Javier Soriano, totalmente exaltados y eufóricos, apoyaron hasta el último metro a la badalonesa en una retransmisión que quedará para la historia.

Otro ejemplo muy destacado de pasión en la retransmisión es la narración de ajedrez. Sí, sí, lo has leído bien: ajedrez. La plataforma chess24.com retransmitió el Mundial de ajedrez de 2016 entre Magnus Carlsen y Sergey Karjakin con un éxito inédito. Y es que en la partida definitiva la versión española de Chess24 rompió los registros históricos de visitas, lo que provocó que numerosos medios se hicieran eco de la novedosa forma de retransmisión de un deporte que, a priori, pudiera parecer muy aburrido.

Nada más lejos de la realidad. Con el Maestro Internacional madrileño David Martínez a los mandos y el Gran Maestro granadino Pepe Cuenca como comentarista estelar, este dúo consiguió enganchar a los aficionados, pero también a otros grandes desconocedores del ajedrez. Un profundo conocimiento y análisis se unía a expresiones originales, incluso más vinculadas a otros deportes, como el mítico “Ra-ta-ta-ta-taaa” de Andrés Montes. Desde luego, este nuevo formato fue todo un triunfo. Hoy continúa esa idiosincrasia de Chess24, que promociona el ajedrez de una forma divertida, haciendo de este deporte un espectáculo y logrando captar de forma novedosa la atención del aficionado. La retransmisión de torneos, partidas en vivo con usuarios de la plataforma (modalidad conocida como «Ajedrez dicharachero») y demás actividades, nos han dejado momentos tan divertidos como los que incluimos en este vídeo homenaje de Chess24 a Pepe Cuenca.

Estos son solo algunos ejemplos de buenos, y no tan buenos, comunicadores deportivos. ¿Y tú? ¿Cuál es ese comentarista que por momentos te desquicia? ¿Y el que te emociona?

2 thoughts on “Oda al buen comunicador deportivo

  1. No puedo dejar pasar la ocasión de nombrar a otra gran profesional que nos regala su amplia experiencia y pasión en deportes como gimnasia rítmica, natación sincronizada o patinaje. Paloma Del Río

    1. ¡Toda la razón, Marta Pilar! Paloma Del Río es ya otro clásico de Juegos Olímpicos y demás competiciones internacionales. Experta como la que más y transmite muy bien su pasión por el arte en el deporte. ¡Muchas gracias por la aportación! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *