multipotencial-libros

Estás enfrascado en un tema que te encanta y, al cabo del tiempo, pierdes todo interés. Entonces pasas a otro diferente y ocurre exactamente igual. O empiezas unos estudios y los dejas “a medias” para comenzar otros, con las consecuentes críticas familiares. ¿Te suena? No es un problema, es multipotencialidad.

¿ERES MULTIPOTENCIAL? LEE HASTA EL FINAL, TENEMOS EL TEST

Según Emilie Wapnick, experta en multipotencialidad y autora de How to Be Everything: A Guide for Those Who (Still) Don’t Know What They Want to Be When They Grow Up: “Un multipotencial es una persona que tiene muchos intereses diferentes y actividades creativas en la vida”. No obstante, no sólo variados intereses forman a la persona multipotencial, vinculada a la superdotación por el psicólogo James T. Webb y colaboradores.

“SUPERPODERES” DE MULTIPOTENCIAL

  • Síntesis de ideas

Cuando dos o más temáticas aparentemente diferentes convergen, se crea una intersección. El conjunto de estos puntos, llamados axiomas, formarían la base del aprendizaje de las personas multipotenciales. Según José Ángel López Herrerías en Los cinco axiomas de la proyección pedagógica diseñable, esto se explicaría por los elementos básicos pedagógicos y, por tanto, de la enseñanza.

  • Aprendizaje rápido

La curva de aprendizaje es la relación entre la adquisición de una habilidad y el tiempo transcurrido. En el caso de las personas multipotenciales, el tiempo para adquirir destreza en el área es menor que para quienes no lo son. Además, cuando llegan a un nivel que consideran suficiente, su interés desaparece.

  • Adaptabilidad

El hecho de moverse por diferentes círculos de conocimiento facilita el cambio entre tareas. Asimismo, permite la unión entre ellas y un resultado más eficaz.

multipotencial-arte

TIPOS DE MULTIPOTENCIAL

  • Modelo “Abrazo Grupal”

Consiste en aunar varias disciplinas e intereses en un proyecto, dotándolo de diversidad y sorteando una rutina angustiosa. Por ejemplo, la jefatura de una empresa con departamentos y fines variados o asistir a clases muy diferentes dentro de un curso.

  • Modelo “Colcha de retazos”

En este caso, los intereses pueden dividirse por áreas más específicas, a fin de crear un mosaico en su conjunto. Por ejemplo, trabajar en distintos ámbitos laborales a lo largo de la semana o combinar actividades múltiples en la misma.

  • Modelo de Einstein

A diferencia de los anteriores, este modelo se caracteriza por un interés principal, que se relacionaría con la estabilidad, junto con otros intereses que complementarían “el alma”.

  • Modelo Fénix

Las personas pertenecientes a este modelo mantienen una mayor atención monotemática. No obstante, acabarán perdiéndola, al igual que en el resto de casos. Es lo que se denomina “fin de la línea personal”. Sus características son el aburrimiento en el tema actual, la procrastinación consecuente y la ansiedad acontecida por la presión externa.

Si ya de por sí las personas multipotenciales acostumbran a tener “el síndrome del impostor”, sentirse intrusos en un trabajo por ser aprendices eternos, a ello se suma el autosabotaje. Aunque realmente no aprendan desde cero, pues los conocimientos transversales crean una base común cada vez mayor, la falta de comprensión es muy fuerte. Una rutina necesaria y unas claras prioridades facilitarán el camino. Tales como el dinero, para vivir y aprender; la variedad, para no desesperar; y el propósito, para sentir el avance.

El sistema educativo y empresarial actual no es renacentista, sino postindustrial

EDUCACIÓN, EMPLEO Y MULTIPOTENCIALIDAD

Cuando hablamos de multipotencialidad, a todo el mundo le viene a la mente Leonardo da Vinci, el “Hombre del Renacimiento”. Sin embargo, nos encontramos ante un polímata: “quien alcanza la excelencia en varias áreas del conocimiento”. Además, el sistema educativo y empresarial actual no es renacentista, sino postindustrial, que se nutre de especialistas, generalistas y personas tipo “T”. Estas últimas, conocedoras múltiples y especializadas en un tema en concreto, según definió Tim Brown en 2009.

Este sistema abre la puerta al equipo multidisciplinar, pero no así a la persona multipotencial, pues la experiencia requerida para el empleo no puede adquirirse si se cambia de área continuamente. Aun cuando las mismas estén relacionadas. Con ello, el resultado escolar será el fracaso y el de la entrevista de trabajo una negación, obviando de este modo la Teoría de Inteligencias Múltiples de Howard Gardner. Ofreciendo pase directo a la frustración.

QUÉ SE PUEDE HACER

La solución más eficaz sería un equipo combinado, en el que especialistas, generalistas, personas tipo “T” y multipotenciales trabajen al unísono. El resultado se nutriría de las bondades de cada grupo, solventando las dificultades propias. Del mismo modo, en las escuelas se habría de potenciar el aprendizaje y no mantener el discurso vocacional pues, si alguien no se adapta a él, la función del centro quedaría mermada. No se estaría guiando al alumnado, sino cortando sus alas por no caber en una funda prediseñada.

Por todo ello, dado que esta idea no acaba de atraer, las personas multipotenciales habrían de adaptarse de la mejor forma. Si su atención es dividida, las tareas ejecutadas habrán de acomodarse a ella. En el caso del aburrimiento, puesto que se sabe de su pronta llegada, pueden anteponerse con un aprovechamiento mayor en la curva de aprendizaje. Con ello, el sentimiento de pérdida de tiempo será menor y los resultados académicos más favorables. Quizá no sea lo ideal, pero es el tiempo que nos ha tocado vivir.

TEST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *