La geopolítica de las drogas

Las drogas, a pesar de su alto poder adictivo, son empleadas en geopolítica con el objetivo de ganar contiendas. ¿Son los intereses políticos más importantes que la salud pública?

En numerosas ocasiones, se recurre al término adicción para catalogar a la búsqueda obsesiva y compulsiva de drogas, a pesar de sus consecuencias negativas.

Las adicciones son crónicas y persistentes. Generan cambios prolongados en el cerebro. También presentan aspectos conductuales y sociales asociados. Pero, ¿qué naturaleza presentan estas sustancias adictivas?

Aliadas de combate

Desde el opio y el vino los griegos, a los hongos alucinógenos empleados por los vikingos o a las anfetaminas de los cazabombarderos estadounidenses del siglo XX.

Las drogas constituyen un aliado en tiempos difíciles. Algunas sustancias adictivas surgieron como consecuencia de batallas bélicas. Por ejemplo, el opio se convirtió en morfina, y esta posteriormente en heroína.

Recientes fuentes publicaron que el presidente Keneddy se inyectaba Dexedrina (anfetamina) y Speed (metanfetamina) durante la crisis de los misiles en Cuba.

Metanfetamina en tiempos de guerra

Al igual que el opio circulaba de forma natural entre los batallones chinos del siglo XIX, en la Segunda Guerra Mundial la heroína secundó a los soldados finlandeses.

Los nazis recurrieron a la reciente metanfetamina, más conocida actualmente como «Speed». Se trata de un estimulante poderosamente adictivo que afecta al sistema nervioso central. Este psicotrópico fue creado en Japón en 1919, a raíz de la anfetamina. Las personas que lo consumen, poseen una sensación general de bienestar. Esta sensación viene acompañada por un incremento del habla y de la actividad motora, y de una disminución del apetito.

En Alemania se introdujo de forma masiva en el mercado a través de una píldora denominada Pervitina. Se suministraba de forma sistemática y premeditada, los soldados las encontraban junto a sus comidas diarias. Se emplearon en las invasiones de Checoslovaquia y Polonia, alcanzando un consumo masivo con la ocupación de Francia.

La metanfetamina lograba mantener a los soldados despiertos durante horas y mantearse alerta durante las guardias. El cansancio, provocado por las duras condiciones en las que tenían que defender sus trincheras, se suplía con el empleo de este tipo de psicoestimulantes.

Sin embargo, provocaba alteraciones nerviosas, auditivas y visuales en los soldados. Llegaban a presentar delirios. Algunos incluso murieron por sobredosis.

Determinados informes encontrados en el año 2014, indican que Hitler tomaba regularmente metanfetamina. Esta era recetada por sus médicos para ayudarle a mantener la atención durante las horas que pasaba organizando su particular Tercer Reich en Alemania.

Posteriormente a la guerra, esta droga fue puesta al alcance público y comercializada en forma de medicamento, empleada para descongestionantes nasales e inhaladores bronquiales.

En la actualidad se utiliza para el tratamiento de la narcolepsia y el TDAH. Estos usos médicos son limitados y con dosis pequeñas, ya que su consumo a largo plazo genera psicosis, cambios cerebrales, perdida de memoria, comportamientos agresivos, trastornos emocionales…

Las drogas en la actualidad

Entre los ejércitos regulares, el único que oficialmente sigue usándolas es el de Estados Unidos. Este suministra dextroanfetamina a sus pilotos, aunque de manera limitada y controlada.

Investigaciones recientes sugieren que en China han descubierto un estimulante de nueva generación llamado «Night Eagle» con posibles usos militares. También en Rusia se emplean drogas prohibidas en Occidente por el dopaje deportivo.

Se ha confirmado que el ISIS suministra a sus milicias captagón, un psicoestimulante compuesto de la unión química de anfetamina y cafeína. Es capaz de generar sensaciones de euforia y descontrol. Esto podría explicar los extremos niveles de brutalidad de la guerra de Siria.

Conclusiones

En la guerra, la droga es un arma más. Se habla continuamente del uso nocivo de las sustancias psicotrópicas, pero son las circunstancias políticas las que primero inducen a su empleo.

¿Está aceptado el empleo de drogas para luchar por un país?

 

Fuentes: ABC y Periódico de Catalunya

https://www.abc.es/archivo/20141015/abci-iiguerramundial-nazis-metanfetamina-201410142021.html

https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20180113/lukasz-kamienski-en-las-guerras-la-droga-es-un-arma-mas-6538551

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *