El poder de la música

¿Crees que la música puede servir de remedio terapéutico en una enfermedad?

Según varios estudios que se han realizado a lo largo de los años y que aún se están realizando, la respuesta es Sí.

El lóbulo temporal de la región cerebral  donde se encuentran los recuerdos musicales es la parte del cerebro que menos afectada se ve por la enfermedad del alzheimer. Esto hace que muchos terapeutas utilicen la música como herramienta para ayudar en la enfermedad.

Nuerocientíficos del Instituto Max Planck de Neurociencia y Cognición Humana de Leipzig (Alemania) realizaron un experimento para verificar esta hipótesis; en primer lugar observaron en los participantes que regiones del cerebro se activaban cuando escuchaban música, tras localizar dichas regiones observaron en participantes con alzheimer si esas regiones se veían afectadas por dicha enfermedad. Además realizaron diferentes pruebas más donde incluyeron cuestionarios, resonancias magnéticas etc. concluyendo que los recuerdos más duraderos son aquellos que suelen estar asociados con una vivencia intensa.

Por otro lado la música suele estar unida a las emociones pues es muy común relacionar una canción con alguna vivencia incluyendo las emociones que nos produce dicha situación vivida. Quizás la persona con alzheimer no recuerde el nombre de un familiar, pero sí la letra de una canción porque esta le hace recordar la emoción que estaba sintiendo al momento de escucharla.

Es muy frecuente en la actualidad realizar la psicoterapia con enfermos de alzheimer pues aunque sea por un momento les hace recordar una parte que creían olvidaba, además según otro estudio realizado en la Universidad Católica de Valencia (España) se puede observar un impacto fisiológico positivo disminuyendo los síntomas de la depresión y ansiedad en personas con alzheimer.

A continuación os dejo un vídeo para que podáis ver como trabajan la música con personas que padecen esta enfermedad:

 

Me parece precioso el hecho de que la música tenga tanto poder como para que pueda ralentizar el desarrollo de una de las enfermedad más temidas en la actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *