¿Qué nos aportan realmente las apps para conocer gente?

Cada vez son más las personas que se dan de alta en páginas y apps para conocer gente. Con la hegemonía de la digitalización y la tecnología, el mundo cibernético se amplía cada vez más. Ahora, apps como Tinder, Badoo, Meetic o Grindr son lo novamás de las relaciones interpersonales. Este tipo de contacto se abre camino entre la sociedad, cuyo auge incide en los jóvenes, que interactúan con quienes tengan el perfil más afín al suyo o el que parezca más interesante.

Las redes sociales se han convertido en un catálogo de personas. En ellas, el más popular es quien mejores fotos sube o quien más interesante parezca. Con ello, se nos guía a dejar de interactuar o interesarnos por conocer a la gente más “rara” o fuera de la normativa de actitudes que se esperan de alguien atractivo.

Hace algunos días, en un grupo de amigos tuvimos este mismo debate. Con ello, obtuvimos distintas visiones de lo que estas apps nos aportaban. Uno opinaba que era una herramienta más con la que relacionarse; mientras que otros la tomábamos como una relación fría y demasiado digitalizada.

También hay otras opiniones, que aportan que estas aplicaciones sólo se utilizan en busca de sexo. Se alega a la falta de respeto; como en el ejemplo de que te manden un mensaje para conocerte, y si a ti no te interesa esa persona (o su perfil), no te molestas ni en contestar.

A esto nos referíamos con que es una red social fría. En la que, poniéndonos en lo peor, todo el mundo puede hacerse pasar por la persona que no es.

Con ello aportamos la gran pregunta: ¿Qué será del coqueteo, las miradas a través de una sala, o el simple hecho de ligar cara a cara en una discoteca? La tecnología apuesta y guía a que las relaciones sean cada vez más lineales; a través de una pantalla. Excusándose en la disponibilidad de respuesta inmediata, el estrechamiento de relaciones, o de ofrecer una variedad de gente.

Es triste que en un futuro, las relaciones de amistad o de amor sólo se inicien a través de una pantalla, sin conocer realmente a la persona. El simple hecho de ligar cara a cara, con un roce de manos o el simple tonteo absurdo, se verá basado en, ya antes de quedar, saber de la otra persona hasta el DNI.

Este futuro tecnológico está cada vez más cerca, y con unas bases cada vez más arraigadas. Cae en nuestra mano el hecho de saber utilizar estos medios de una forma sana; o de sí al contrario, nos dejaremos llevar por la gran masa alienada por la tecnología y la novedad.

3 thoughts on “¿Somos un catálogo frente a nuestras redes y apps?

  1. Hola, es verdad ya hasta la forma de ligar y conocerse cambia con las tecnologías, se está perdiendo el arte de interactuar entre las personas. Sigue así Natalia

  2. Tienes toda la razón, las redes nos hace fríos y distantes, damos una imagen “falsa” de nosotros mismos….solo se trata de aparentar “felicidad” y de sentirse mas guapos que otros y tener muchos seguidores….. Una pena… espero que esta generación empiece a pensar un poquito mas en la realidad de la vida… y aunque la vida tiene momentos difíciles “la vida es bella”.
    Enhorabuena Natalia, escribes unos artículos que da que pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *