Hasta hace 48 horas Alpine tenía en sus filas a Fernando Alonso y Esteban Ocon como pilotos principales, y a la joven promesa, Oscar Piastri, como piloto reserva. Y en cuestión de dos días se han quedado tan solo con Esteban Ocon. El lunes día 1 se anunció que Alonso sería piloto de Aston Martin en 2023. Y ayer, después de que Alpine hiciese un anuncio de forma unilateral en el que afirmaban que Piastri sustituiría al asturiano y pilotaría para ellos en 2023, el australiano lo desmintió, y dejó claro que no correrá en la escudería gala en 2023.

La retirada de Vettel, el origen de todo el culebrón

La semana pasada Sebastian Vettel se creaba una cuenta de Instagram para anunciar su retirada de la Fórmula 1 a final de esta temporada a través de un vídeo. La retirada de Vettel dejaba un asiento libre en Aston Martin. Y la escudería británica no tardaría en anunciar a su nuevo piloto para 2023.

El lunes se anunció el fichaje de Fernando Alonso por el equipo de Lawrence Stroll. Un anuncio que cogió por sorpresa a muchos, incluso a Alpine. Otmar Szafnauer, director del equipo de Enstone, confirmó en el día de ayer que se enteraron de la marcha de Alonso con el comunicado de Aston Martin. También afirmó que el asturiano le había asegurado el domingo después del GP de Hungría que no había firmado nada con otro equipo, y que en la escudería francesa estaban convencidos de que el bicampeón del mundo iba a renovar.

No han tratado a Alonso como se merecía

Seguramente el trato que ha recibido Alonso en este último año por parte de la escudería francesa haya sido la principal razón de su marcha. Ha habido declaraciones a lo largo del año de los jefes de Alpine en las que parecía que dejaban caer que no querían a Alonso en su escudería.

El contrato que le ofrecían al ovetense tampoco era de su agrado. Le ofrecían un año, y en función del rendimiento, le alargaban el contrato otro año más. De esta manera, Alpine podría «controlar» la carrera de Alonso. Y el asturiano tiene claro que su carrera la quiere controlar él mismo, y se ha marchado a un equipo que le permite eso, con un contrato multianual, que puede rescindir a final de cada año en caso de que él lo vea oportuno.

A pesar de que Alonso tenga ya 41 años, no se puede cuestionar el rendimiento de un piloto que sigue siendo igual de rápido y consistente, o incluso más, que cuando tenía 25, y además de eso, tiene una experiencia que no la tiene nadie en la parrilla. Y esto es precisamente lo que estaba haciendo la escudería gala.

El proyecto de Aston Martin, más ambicioso

El proyecto de Alpine también sea seguramente otra de las razones de la marcha de Alonso. El equipo francés no tiene un proyecto ambicioso y con el que aspiren a ganar en el futuro, se conforman con ser el mejor del resto. En cambio, en Aston Martin, a pesar de que este cambio pueda parecer un error por la situación en la que se encuentra la escudería inglesa esta temporada, el proyecto es mucho más ambicioso, y el objetivo a medio-largo plazo es ser un equipo puntero. La gran inyección económica que está habiendo en la escudería y todo el talento que está cazando el equipo de Lawrence Stroll han hecho que Alonso se decante por Aston Martin.

Aunque seguramente si Fernando pudiera elegir un equipo al que marcharse, su primera opción no sería Aston Martin. Ni tampoco sería la segunda o la tercera, pero las posibilidades que tiene el asturiano son muy limitadas, porque los equipos punteros tienen todos ya una base consolidada.

Piastri, piloto de Alpine durante dos horas

Después de que se anunciara el fichaje de Alonso por Aston Martin, todo apuntaba a que Oscar Piastri iba a ser su sustituto. Pero el problema de Alpine, es que el contrato de Piastri acababa el 31 de julio. Y el anuncio del fichaje de Alonso por Aston Martin se hizo el 1 de agosto. A partir del 1 de agosto, Piastri tiene libertad para negociar con otro equipo, y por lo que apuntan los rumores, tendría un preacuerdo con McLaren.

Alpine afirmó que anunciarían su alineación de pilotos «a su debido tiempo» después de que se confirmara la marcha de Alonso. Y horas después se contradijeron a ellos mismos, anunciando de forma unilateral que Piastri correría en Alpine en 2023. Pero el anuncio era un poco extraño. Algo olía mal. No había declaraciones del piloto, ni tampoco ningún tipo de publicación ni nada por su parte.

Y dos horas después, Piastri anunciaba que no iba a correr en Alpine en 2023 y desmentía el anuncio del equipo de Enstone, lo que aviva los rumores de su preacuerdo con McLaren. La escudería francesa se ha convertido en objeto de burlas y de memes después de este suceso. Todo esto ha provacado un terremoto en Alpine, y seguro que habrá consecuencias y rodarán cabezas.

En un lapso de menos de 48 horas, Alpine ha perdido su pasado, su presente, y su futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.