Bale, convocado con la Selección de Gales (Instagram @garethbale11, 2019)

¿Es oro todo lo que reluce en el deporte? Detrás de una imagen perfecta de compañerismo, felicidad, unión y deportividad puede haber un lado oscuro y sombrío que la mayoría de seguidores del deporte parece obviar. Pero gracias al “ojo que todo lo ve”, o más bien, gracias a la cámara, cada vez tenemos más información de lo que ocurre dentro y fuera de lo que muchos conocen como “el campo de batalla”.

Eso sí, siempre hay que decir toda la verdad y todo lo que ocurre. En la mayoría de las ocasiones (no todas), cuando los deportistas se percatan de que las cámaras han pillado su “momento en caliente”, piden disculpas. El último en subirse a este carro ha sido el futbolista del Betis, Joaquín, en el enfrentamiento de su equipo contra el Real Madrid. Durante este partido, que acabó en empate después de que el VAR anulara un gol a los blancos, el bético dijo que Vinicius era muy mal jugador. Solo unos días han bastado para que Joaquín haya reconocido su error y haya pedido disculpas públicamente al jugador merengue.

Y en esta misma semana, otro club que no solo está en la puesta de mira por sus malos resultados en las últimas jornadas, sino por otros despropósitos, ha sido el FC Barcelona. Según declaraciones del portero del Slavia de Praga, Ondrej Kolar, parece que a los culés no les agradó el empate en el Camp Nou. El guardameta explicó a las cámaras que los del Barcelona habían sido descorteses: ni intercambio de camisetas ni de palabras. Pero aquí vuelve a estar presente ese ojo que todo lo ve. En esta caso, ha visto que quizás alguien estaba buscando llamar la atención. Las cámaras demuestran que tanto Messi, como Piqué o Sergi Roberto, entre otros, (claramente contrariados y afectados por el resultado), saludan cordialmente a sus adversarios.

Pero no solo hay un lado oscuro entre jugadores de equipos contrarios. También existen problemas con miembros de “puestos deportivos superiores”. Siempre se comenta la existencia de malas relaciones entre algunos futbolistas y sus entrenadores, pero, por la falta de pruebas lógicas y objetivas, no nos vamos a centrar en ello.

Lo que sí que vamos a tratar es una situación que parece que va a acabar rompiendo el aura del Real Madrid. ¿Qué está ocurriendo con Bale, el club blanco y la selección de Gales? El jugador merengue, supuestamente, está lesionado desde el pasado 5 de octubre. Lleva más de un mes sin jugar en el Real Madrid. Sin embargo, hace unos días se conoció que ha sido convocado para jugar con la Selección de Gales. Esto, unido a sus desplantes al Santiago Bernabéu y a la afición, hace que los madridistas, Zidane e incluso sus propios compañeros, estén empezando a dudar del compromiso (actual) de Gareth.

Toni Kross, en una entrevista que ha concedido a As, fue sincero con la afición y con los periodistas y confirmó no comprender qué está ocurriendo con su compañero: “Parece poco oportuno que vengas de tu selección, no juegues con tu equipo y luego vuelvas a estar en condiciones para jugar con la selección”. Recordamos que, durante el verano, se anunció en varias ocasiones la posibilidad de que Bale abandonara el club blanco.

Kross, en esta misma entrevista, explica que, si ambas partes no han pasado página ante un problema, “no es fácil seguir tan normal”. Zidane, por su parte, tampoco entiende los últimos movimientos de Bale y exige que dé explicaciones públicamente.

¿Qué está pasando? ¿Los jugadores deberían medir más las palabras? ¿Solo se disculpan cuando descubren que la cámara les ha grabado? ¿En algún momento Bale se va a reincorporar al Real Madrid, o es su fin como jugador merengue? Todo son incógnitas que tienen muchas respuestas, y posiblemente, ninguna de ellas correcta. Porque sí, lo que también es una incógnita es el fútbol y, como siempre, el tiempo acabará diciendo lo que le depara a cada uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *