¿Existen las elecciones europeas?

El próximo 26 de mayo alrededor de 360 millones de ciudadanos europeos estamos llamados a las urnas para decidir la configuración del nuevo Parlamento Europeo. Se trata del único órgano comunitario cuyos miembros son directamente elegidos por los ciudadanos.

El próximo 26 de mayo alrededor de 360 millones de ciudadanos europeos estamos llamados a las urnas para decidir la configuración del nuevo Parlamento Europeo. Se trata del único órgano comunitario cuyos miembros son directamente elegidos por los ciudadanos. Algo que queda ciertamente lejos de los valores participativos y democráticos fundacionales del proyecto europeo.

Dejando esto de lado, y volviendo a la cuestión que da nombre a este artículo, la respuesta es sí: las elecciones europeas existen. Y son tan importantes como cualquier otra cita electoral. No obstante, existe un desconocimiento generalizado hacia estos comicios, cuya causa se basa en la falta de información e interés de todo aquello que sucede en las instituciones europeas.

Parece que como ciudadanos españoles, nos es suficiente con votar cada cuatro años a un nuevo presidente del Gobierno, a nuestros representantes autonómicos y, a más pequeña escala, a nuestros ediles. Sin embargo, no podemos olvidar que por encima de todos ellos hay un cuarto poder determinante que condiciona cualquier decisión. Efectivamente, se trata de la potestad europea.

En otras palabras, si creemos que en España el panorama político ha cambiado en los últimos años, tan solo es necesario echar un vistazo más allá de los Pirineos para ver que la polarización allí es incluso mayor. La ultraderecha europea se encuentra en auge, y de ella pueden depender un largo listado de decisiones que tendrían un impacto directo en cualquiera de las medidas legisladas por nuestro parlamento.

Los retos que debe de afrontar Europa en los próximos años serán probablemente los mismos gane quien gane. No obstante, lo que está en juego es la forma en que deben de afrontarse estos desafíos. Y eso es lo que debemos elegir nosotros como ciudadanos. Sin ir más lejos, los pasados comicios tan solo contaron con la participación del 43% del censo europeo. Es decir, ni tan siquiera la mitad de electores hicieron uso de su derecho a voto.

El 26 de mayo nos jugamos el futuro de nuestros próximos cinco años. Hay mucho en juego. ¿Votamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *