Cyberpunk 2077 y el colectivo trans*

Había muchas promesas sobre Cyberpunk 2077 y el colectivo trans*, pero… ¿Las expectativas se han alcanzado? ¿Ha sido todo marketing?

Las promesas sobre Cyberpunk 2077 y el colectivo trans* eran muchas, pero… ¿Estamos ante el juego revolucionario de la identidad de género o no? ¿Se podrían haber mejorado algunos aspectos o tenido en cuenta otros? ¿Se nota que han contado con la opinión de personas del colectivo trans* para realizarlo? ¡Veamos!

Cyberpunk 2077

Para quienes no anden dentro del mundo de los videojuegos, Cyberpunk 2077 es un juego desarrollado por CD Projekt. Cyberpunk 2077 es un juego de rol en un mundo abierto, ubicado en el año 2077 en la ciudad de Night City, con una estética futurista y cibernética.

Antes de su lanzamiento, los creadores aseguraban la inclusión del colectivo LGTBI+, haciendo especial hincapié en la identidad de género. Esto prometía revolucionar el mundo de los videojuegos, pues la identidad de género no se había atendido antes.

Así que, ¿se ha atendido correctamente?

 

Cyberpunk 2077 y el colectivo trans*

Creación del personaje

Analicemos las posibilidades de nuestros personajes a la hora de la creación. Algo muy positivo de este videojuego es que sin importar la forma de cuerpo (predeterminada, hay una “masculina” y otra “femenina”), puedes elegir qué genitales poner a tu personaje. También es posible señalar la opción de que nunca sea visible.

Es decir, Cyberpunk 2077 está gritando que los genitales NO determinan tu género. Y eso es absolutamente genial.

El problema viene después, cuando te das cuenta de que el género de tu personaje y sus pronombres, se determinan por la voz que elijas. Solo hay dos opciones: masculina o femenina. ¿Por qué esto supone un problema para les jugadores del colectivo trans? Porque supone un gran punto de la transfobia: que el género viene determinado por ciertas características físicas.

Si los creadores hubiesen sido realmente inclusivos con el colectivo T, la elección de pronombres debería de haberse elegido de forma absolutamente separada de cualquier otra característica. Y, desde luego, añadir un género neutro (non-binary rights!).

Dentro del juego

Teniendo en cuenta el bombo que se le dio a la inclusión del colectivo trans* en el juego, era de esperar que incluyeran NPCs (non-player carácter) trans, ¿verdad? Verdad. Pero… ¡Oh! Sorpresa. No existen personajes importantes o con mínima relevancia del colectivo T en nuestro recorrido del juego. Un total de cero visibilidad. Maravilloso.

Pero, es que todavía hay algo peor que no dar visibilidad después de haber prometido el cielo. ¿Qué es lo más típico de la transfobia que se te puede venir a la cabeza, de primeras? Efectivamente: sexualización de las mujeres trans. No solo no hay visibilidad del colectivo, sino que, además, en Night City puedes encontrar carteles de mujeres trans (y se han encargado bien de remarcar que tienen pene) que se venden como un producto. Hasta donde sé, además, tampoco se pueden hacer comentarios que condenen tal publicidad o puedas mostrar desagrado por ello.

Que esa es otra, los diálogos de los personajes están completamente estereotipados.

 

Visibilidad, pero bien

Al colectivo T no nos vale con poder elegir los genitales. Está muy bien, claro que sí, pero si de verdad la personalización de nuestro personaje incluye todas las posibilidades, ¿por qué mis pronombres van a depender de mi voz? ¿Porqué un personaje con cuerpo típicamente masculino no puede tener tetas? ¿O un cuerpo típicamente femenino no tenerlas?

Es más, ¿por qué un juego que vacilaba de inclusión no me enseña personajes importantes que sean trans? No, claro que la gente no va gritando su identidad de género por la calle, pero es que hasta que no alcancemos la igualdad y los derechos que deberíamos tener ya, necesitamos que la representación sea clara y evidente, que no haya ninguna duda. ¿Por qué no puedo condenar la publicidad llena de transfobia?

En conclusión: Cyberpunk 2077 prometía mucho, pero se ha quedado a medio camino. Quedó claro con la cantidad de bugs con la que salió, pero esto… ¡Ay!