Eurovisión y la moda, un binomio de puro espectáculo

El festival de la canción se ha convertido en una pasarela musical donde los estilismos de los participantes acompañan la totalidad del espectro eurovisivo.


Eurovisión no es solo un evento internacional que reúna a la música europea. El festival de la canción se ha convertido también en un evento cultural de máximo calibre a todos sus niveles. Música, sociedad, turismo y cómo no, moda, unidos en una sola noche. ¿Puede haber algo más exquisito que esto?, os puedo asegurar que no. Y cómo no, la fiebre eurovisiva sigue con nosotros unas semanas más, ya que la trepidante gala que vivimos el pasado sábado nos ha hecho echar la vista atrás y recordar momentos gloriosos de este evento.

Como buenos españoles, sabemos que esto de Eurovisión no es lo nuestro, aunque sea en gran medida por parte de la delegación. Y es que España se ha convertido en el primer país en franquear la frontera de las seis ediciones seguidas con un puesto por debajo del número 20. Pero este tema no es el protagonista de nuestras líneas. La protagonista de estas va a ser la moda dentro del Festival de Eurovisión.

Y es que como ya venía diciendo anteriormente, Eurovisión es el culmen culturar de muchos factores que marcan el calendario de todo Eurofan. Y no solo las canciones nos regalan momentos icónicos a todos los seguidores del evento, sino que los looks de los participantes han llegado a solapar a los propios artistas.

Massiel, España 1968

España encabeza este ranking de looks enmarcados en la historia del festival. Nuestra primera victoria en 1968 no trajo consigo tan solo un himno como es «La, La, La», sino que Massiel nos transportó a un mundo un poco menos gris con su vestido. Un precioso minivestido blanco de Courrèges con margaritas rosas bordadas. La tendencia de este estilo de vestido la seguimos viendo en los años 70 donde la minifalda se convirtió en uno de los básicos de los vestidores de las mujeres más arriesgadas.

15 looks míticos de Eurovisión

Salomé, España 1969

Al año siguiente, y con España como anfitriona, un primer puesto a cuatro voces nos regaló el mono de flecos celestes de Salomé. La catalana acompañó su actuación “Vivo cantando” con este imponente total look de Pertegaz, que pesaba 14 kilos y que estaba repleto de canutillos de porcelana. Sin duda un estilismo para recordar.

Dulceida se viste de Salomé, pero no es la única, ¿será la próxima tendencia navideña? | Moda

ABBA, Suecia 1974

Los suecos apostaron por el grupo, todavía desconocido, ABBA para la edición de 1974. Los intérpretes de “Waterloo” no dejaron indiferentes a nadie con los estilismos de sus componentes, que no podían lucir más acorde a los años 70.  Si algo debemos al grupo no es sólo todos los himnos que nos han regalado y que a día de hoy nos hacen cantar a voces sus temas, sino que también introdujeron en el festival un nuevo condicionante, los looks, la dinámica y la puesta en escena.  Los estilismos firmados por Inger Svvenke dieron la vuelta al mundo por sus botas de plataforma, sus pantalones de pernera afarolada, las chorreras o el “glitter”.

Otras veces en que se tambaleó Eurovisión

Dana International, Israel 1998

La gran diva de la historia de Eurovisión consiguió el micrófono de cristal en 1998. Y es que Dana International apostó por la mano del diseñador ya reconocido Jean Paul Gaultier, para lucir así de imponente en su actuación “Diva”. Un traje largo, negro, pero que supieron combinar con esa torera de plumas de colores, que hacía juego con la diversidad que emana el festival. Sin duda, tanto la canción que se ha convertido en un himno, cómo el estilismo, son historia viva del festival que cada mes de mayo todos los eurofans recordamos, y veneramos.

Dana International, 1998 in Birmingham. Costume by Jean-Paul Gaultier. | Eurovision song contest, Eurovision, Eurovision party

Loreen, Suecia 2012

El himno de Eurovisión por excelencia lo conocimos con la actuación de Loreen en 2012. «Euforia» se convirtió muy rápido en la favorita de todos los fans y espectadores. Pero no solo la canción fue el motivo de su victoria. Pues como decía antes, el estilismo y la puesta en escena son un detonante clave en la victoria del festival. Aquí los suecos jugaron bien sus cartas, apostando por el minimalismo y la oscuridad. Cabello negro, poca luz y un kimono en tonos verdes y con toques florales, que acompañaban unos flecos. Esta prenda fue clave en la actuación, aportando la épica y el dinamismo que hicieron que Loreen levantase el micrófono de ganadora.

Loreen (Suecia) gana el Festival de Eurovisión y España queda en 10ª posición - PAUSE.es

Alma, Francia 2017

La artista que representó a Francia hace 4 años nos dejó sin palabras con este vestido que evoca la silueta del estilismo de Massiel, acompañándola de escamas de lentejuela. Un outfit sixties, acompañado de una puesta de escena del amanecer en París, simplemente los 12 puntos son para ella. Por que sí, si en Eurovisión se votasen los estilismos, la francesa hubiese conseguido el triunfo en su edición.

Alexandra Maquet 2017: Alexandra Maquet: Francia ensayando en el concurso de canciones de Eurovisión 2017-06

Eleni Foureira, Chipre 2018

La interprete de «Fuego», ese temazo que nos hizo bailar durante todo el verano, acudió a la cita al más estilo diva del pop. Un mono ajustado repleto de lentejuelas en tonos naranjas, dorados y rojos, que cubrían el pecho y las piernas, dejando trasparencias. A lo que sumó una cazadora de cuero negra. Los tacones y sus movimientos de pelo remataron el look de Eleni, que consiguió un merecido 2º puesto.

Eurovisión 2018: Analizamos el triunfo de Eleni Foureira, la otra Beyoncé

Maneskin, Italia 2021

Etro ha firmado los estilismos más fantásticos de la última edición del festival. Y sí, la cosa va de ganadores. El grupo italiano que se galardonó con su tema ‘Zitti e buoni’, no apostó tan solo por el “glam rock”, sino que sus outfits ceñidos en cuero fueron pura fantasía, devolviendo el espectro de los grupos rockeros de los 70 y 80. Sus conjuntos confeccionados en cuero laminado en color rojo apostaron por las tachuelas, los chalecos y la campana. Un aire fresco para un festival donde las baladas de Francia y Suiza se disputaban el galardón, y que sin embargo los italianos arrebataron.

Bárbara Pravi, Francia 2021

Cabe destacar que no sólo el look de los italianos es uno de los más alabados. Pues el estilismo de Bárbara Pravi, la candidata francesa, ha sido valorado por revistas del calibre de Vogue como el mejor de la edición. La cantante lucía elegante y discreta con unos pantalones de esmoquin y un bustier firmados por la maison francesa Dior. La parte superior del outfit nos ofreció unas trasparencias que supieron ligar de forma exquisita con las ballenas que daban forma a la prenda. Sin duda, una buena elección que supuso reflejar la armonía y coherencia entre canción y vestuario.

Eurovisión 2021: Francia canta "Voilà" en la final