Grúa RTVE (Foto: GTRES)

El pasado 27 de julio, tras meses de negociaciones y “Viernes Negros”, el Congreso de los Diputados elegía con mayoría absoluta a la periodista Rosa María Mateo como Administradora Única de RTVE. El camino no ha sido fácil, los trabajadores llevan años denunciando la manipulación y la censura que se lanza desde las altas esferas de la corporación.

En diciembre de 2011 llegaba al Palacio de la Moncloa Mariano Rajoy con una holgada mayoría absoluta. El PP rompía vía real decreto ley el modelo de elección que dictaba que el presidente de RTVE fuese aprobado por dos tercios del parlamento por un nuevo método en el que la fórmula fuese simplemente tener mayoría absoluta. De esta forma Leopoldo González-Echenique (Madrid, 1961) se convertía en el nuevo presidente de la corporación controlando así, gracias al Consejo de Administración, la totalidad del ente público.

Desde este nombramiento se han sucedido los escándalos por las acusaciones de manipulación, imparcialidad y servilismo al Gobierno del PP tal y como ha denunciado durante múltiples ocasiones el Consejo de Administración de Informativos. En 2013 los periodistas de TVE denunciaron que el director de contenidos de TVE, José Gilgado, les obligó a alterar la información de la declaración de Cospedal en el Caso Bárcenas. Pero el que fuera tesorero del PP ha sido un tema espinoso para los servicios informativos. En abril de 2015 Francisco Ibáñez publicaba “El Tesorero”, un nuevo cómic de la saga Mortadelo y Filemón inspirado en Bárcenas. Se cubrió la rueda de prensa de presentación del cómic, pero los responsables de los servicios de informativos de las 15:00 y las 21:00 se negaron a emitirlo, relegando la pieza a La 2 Noticias que cuenta con una décima parte de la audiencia que el Telediario de La 1. En 2017 Timoteo Mendieta fue enterrado tras ser fusilado en 1939 y ser arrojado a una fosa común en Guadalajara. El acto celebrado el 2 de julio no fue cubierto por el Telediario o cualquier otro espacio de la corporación, sin embargo, ese mismo día se emitió una pieza sobre la búsqueda de desaparecidos enterrados en fosas comunes de Colombia. Pedro Carreño, presentador y editor del Informativo declinó dar explicaciones por no informar del entierro.

En abril de 2018 las mujeres de RTVE iniciaron la campaña #AsíSeManipula donde los propios trabajadores de la casa publicaban casos en los que habían sufrido la manipulación o censura. Después llegaron los Viernes Negros, 12 viernes consecutivos donde los rostros de la corporación vistieron de luto para denunciar la manipulación y el bloqueo político. A finales de julio, tras ocho plenos parlamentarios, Rosa María Mateo fue elegida administradora única del ente público. Su cargo es temporal hasta que se resuelva el concurso público para presidir RTVE que se prevé para final de año .

Para analizar este nuevo escenario en la corporación contamos con el periodista Borja Terán que analiza nuestra televisión en lainformacion.com y desde esta nueva temporada colabora en ‘Julia en la Onda’ de Onda Cero.

¿Por qué es importante tener una televisión pública independiente?

Una televisión pública tiene que ser independiente porque representa a todos los ciudadanos. Queremos que la pluralidad sea nuestra ideología y todo el mundo cae en errores de querer que su forma de pensar se plasme, se quede atrapada en TVE y que al final sea algo que tutele a la sociedad. La televisión pública no es eso, la televisión pública que muchos creen, sobre todo la derecha, piensa que tiene que ser una moneda de cambio, un aparato del Gobierno. La televisión pública es una institución que sirve para retratar tal como somos y para permitirnos crecer y evolucionar plasmando la diversidad y hacerlo de forma ecuánime. El periodismo que tiene que representar una televisión pública es el de explicar por qué pasan las cosas e intentar entender por qué pasan las cosas con lo bueno y con lo malo y eso en diversas ideologías no lo entienden e intentan incorporar controladores políticos que es lo que ha ocurrido en los últimos años en TVE que se están ahora intentando subsanar y creo que se está haciendo bien.

Durante este agosto las noticias acerca de cambios en la estructura de RTVE han sido constantes, entre ellas han estado las cancelaciones de programas polémicos como ‘Amigas y Conocidas’ u ‘Hora Punta’ ¿Qué suponen estos cambios?

Yo creo que ahora mismo hay una campaña de descrédito hacia TVE de aquellos que no creen en la libertad. Lógicamente si TVE ha tenido unos años de control político en los informativos con el “método sándwich” donde siempre tenía la última voz el Gobierno. Esta semana esto ha dejado de pasar. Se han recuperado a los trabajadores de la casa y los que se habían despedido y se ha apartado a los controladores políticos externos. Para hacer ese cambio de imagen para que TVE recupere la credibilidad que había ganado en otras etapas hay que trabajarla, ganar credibilidad cuesta muchos años, pero no cuesta nada perderla. Para volver a tener credibilidad y por tanto influencia en el sentido de volver a contar con entrevistas críticas que llamen la atención y no masajes es necesario quitar programas. Cárdenas no tenía una definición, era un batiburrillo de ideas y lo que es peor, el programa era especulación morbosa y sensacionalista con comentarios sin contrastar que muchas veces difamaban e incorporaban en la sociedad bulos y rumores. La TVE que merecemos no puede hablar de pseudociencias y mitos que crean problemas de discriminación. Muy parecido pasaba con ‘Amigas y Conocidas’, empezó con buena intención, pero después de la censura a Loles León por llevar un lazo naranja contra la manipulación en RTVE hablaban de temas que no aportaban nada constructivo como “este verano hay que llevar bañador o bikini”, sin hablar de que los invitados caían en preguntas machistas y retrógradas que seguían sin aportar nada y los metían en una encerrona. Era caer en el morbo que crea tabús sociales y que no enriquece socialmente. En TVE puede haber un programa de corazón con un sentido crítico donde des alas al espectador para que lo vea de forma crítica, no para dejarle dormido que era lo que hacía Amigas y conocidas rellenando una franja horaria con temas que no incomodan a nadie. Por eso es necesario apartarlos para recobrar la credibilidad y atraer a otros públicos.

Los bulos sobre estos cambios no se han hecho de esperar, hace unos días salía una noticia falsa acerca de la cancelación de ‘La Misa’ de La 2. Además, varios trabajadores que han sido cesados de sus puestos han hablado de purga y manipulación ¿Por qué surgen este tipo de noticias y declaraciones?

Estamos en la era de la posverdad y la sociedad está desinformada y se intentan usar diversos medios como Periodista Digital que son medios de trinchera ideológica que buscan contenidos que contaminan e intentan tergiversar la realidad para que parezca que los “buenos” son los “malos”. Y estos malos que han llegado a sus puestos con una mentalidad de controladores ahora no se esperaban que se iban a ir ya, se han hecho contratos de muchas maneras para que se queden para complicar el trabajo a la cadena. Al final es terrible porque se está utilizando una estructura pública como mercadeo político. Esta gente yendo de victima consigue engañar a parte de la sociedad, normalmente a los de su misma ideología. Yo como prensa independiente que me considero creo que TVE ha hecho cosas buenas como la construcción de estudios nuevos en Prado del Rey y otras mal como el control de informativos. Ahora tendremos que ver como lo hacen estos cargos y si son independientes. Con el tema de La Misa, cualquiera que sepa cómo funciona la televisión pública sabrá que está regulada su emisión por el Ministerio de Justicia y TVE tiene que emitirla ya que la misa no deja de ser un servicio público. Hay que leer las noticias con espíritu crítico y saber de qué medio vienen como Periodista Digital que hacen mella en la sociedad haciendo creer que todos somos iguales cuando la realidad es que no.

¿Han tenido más función de televisión pública las cadenas privadas que en algunos casos han suplido la necesidad de información y de programas de servicio público? ¿Por qué?

No, aunque ha habido excepciones. Eso que se dice mucho de “LaSexta hace servicio de televisión pública» no es cierto. LaSexta hace espectáculo con la información y a veces magnifica determinados temas como el ‘procés’ catalán que ha sido magnificado en televisión calificado como hecho histórico con músicas de fondo y muchos directos y se ha polarizado. Eso en una televisión pública no se debe hacer, a veces cuando dicen Televisión Española no está emitiendo algo es porque no hay información que contar y si se corta la programación para especular no es periodismo ya que el periodismo es tener los datos, tener expertos, saber de lo que estás hablando. Ferreras yo creo que hace muy bien su trabajo, pero Ferreras es periodismo con mucha pasión (que es muy importante) y mucho entretenimiento. Lo que sí creo que es servicio público que se ha hecho desde la televisión privada es ‘Salvados’ de Jordi Évole por cómo ha recuperado temas muy interesantes y ‘El objetivo’ de Ana Pastor que ha demostrado que en un prime time se puede hacer un periodismo de datos sin caer en el espectáculo como si la política fuese ‘Sálvame Deluxe’. También me puede parecer televisión pública ‘El intermedio’ con esa corrosión de reírnos de nosotros mismos que debe hacer la tv publica, que no es solo información, también es creatividad

¿Cuál es el modelo en el que RTVE debe fijar tu atención para convertirse en una buena televisión pública?

Yo creo que lo ideal sería una fusión entre la etapa en la que Fran Llorente era director de informativos y la etapa de la presidencia de Pilar Miró y un poco de Calviño, su antecesor. Pilar Miró hizo una televisión muy creativa y en los 70 TVE daba luz verde a producciones propias muy interesantes que marcaron tendencia.

¿Recuerdas otros casos de malas prácticas en RTVE?

Ha habido muchas, las más fuertes han sido la última y la de Urdaci. Creo que Genaro Castro lleva muchos años confundiendo periodismo con conflicto personal suyo con los que no piensan como él. En la época de Fran Llorente tenía un programa en el 24h que se llamaba ‘Semanal 24h’ y ahí utilizaba términos inapropiados como llamar de manera despectiva a los intelectuales que apoyaban a Zapatero como “los de la cejita”. También recuerdo en la etapa socialista de María Antonia Iglesias durante los últimos coletazos de Felipe González.

¿Qué crees que debe pasar para que no vuelva a ocurrir una etapa como esta en RTVE o en las autonómicas?

Lo principal que la televisión publica tenga tiempo para desarrollar un proyecto de largo recorrido ya que no se puede estar cambiando de proyecto cada cuatro años. Después tenemos el ejemplo de la BBC, la población se siente orgullosa de la BBC. Eso se hace invirtiendo en producción de verdad y de calidad. Con Cárdenas todo el mundo dice “ay, lo que nos cuesta Cárdenas” pero nadie dice “ay, cuánto nos cuesta el Ministerio del Tiempo” porque la gente está orgullosa de la serie. Eso es la televisión pública. La televisión pública conseguirá su independencia cuando nuestros políticos se alejen del titular barato al llegar al poder mirando a la sociedad. Una televisión pública independiente y creativa crea un país mejor ya que crea una sociedad formada, más emprendedora, más creativo. El problema es que los políticos han entendido la televisión pública como un altavoz que habla de ellos a la sociedad.

Con la nueva temporada televisiva en marcha, la nueva RTVE se ha puesto en marcha, y con fuerza tal y como lanzan desde su nuevo lema “la fuerza del periodismo”. ¿Conseguirá la corporación volver a convertirse en lo que en otras etapas del pasado fue?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *