Estirando el chicle: “El podcast favorito de las bolleritas de Twitter”

Carolina Iglesias y Victoria Martín, o Tronchi y Monchi, son las protagonistas de un podcast en el que lo mismo te hablan sobre salud mental que de los nombres que sus parejas les ponen a su vaginas

En Estirando el chicle vale todo, sobre todo si se raja de todos los problemas a los que se tienen que enfrentar las mujeres en una sociedad patriarcal: la conciliación, el acoso por el físico o el tabú de la masturbación femenina. Además tratan otros temas como la salud mental, las relaciones familiares, el miedo a estar solos…El podcast mezcla la seriedad del tema escogido, con las historias personales que cuentan, cargadas de humor y capacidad de reírse de una misma.

El punto clave del podcast es la perfecta contrastación de los personajes de las locutoras.

La función principal de Victoria Martín (@livingpostureo) es conseguir que el podcast siempre ronde la locura. En el momento que el programa pueda estar siendo un poco más serio de lo normal, Martín mete una broma absurda. De esta forma consigue relajar el ambiente. Además es muy habitual que relate historias inverosímiles sobre su infancia o conocidos. Jura y perjura a la audiencia que son totalmente reales, hasta que al cabo de un minuto admite que son mentira. Sin embargo, Victoria también se quita este papel cómico en muchas ocasiones para hablar de temas tan importantes como la ansiedad o las relaciones tóxicas.

Carolina Iglesias (@percebesygrelos) es la encargada de desenmascarar el papel de Victoria, consiguiendo de ese modo, que el programa no sobrepase lo absurdo. A pesar de tener un papel un poco más serio que Martín, da mucho juego al podcast. Relata historias cargadas de ironía donde es capaz de reírse de sí misma.  Iglesias se abandera el papel de pardilla para relatar anécdotas de su infancia y juventud y así reivindicar asuntos notorios para nuestra sociedad. Al contrario que Victoria Martin, que suele inflarse el ego ella solita.

Las invitadas

Tronchi y Monchi, no suelen estar solas en el plató. En la mayor parte de los programas están acompañadas de invitadas como como  la humorista Ana Morgade o la presentadora de televisión Tania Llasera.

El programa con Inés Hernand, presentadora de Playz, fue muy comentado y llegó a estar en el número uno de los podcast más escuchados en España de Spotify. En el capítulo se habla de cómo durante todo sus vidas las mujeres tienen que hacer frente al adjetivo de guarra. Además se pone en cuestión la falta de herramientas y conocimientos que tienen los colegios e institutos a la hora de tratar la educación sexual.

 

El episodio con Sara Brasal, actriz que hizo de Yoli en los Serrano, tuvo también mucha repercusión. En el se comentaban las ventajas y desventajas de ser un niño actor y los encasillamientos que sufren las actrices dentro del mundo audiovisual por cuestión de su físico.

La estructura 

Las estructura del programa suele ser siempre la misma. Al principio del episodio la voz de un hombre con una voz muy grotesca presenta el programa, de una manera bastante irónica, refiriéndose a este como  «el podcast que más le gusta al abuelo o al niño” o  «el podcast favorito de las bolleritas de Twitter». El programa se cierra con Victoria eligiendo una canción para cantar con la invitada. El tema  puede variar desde Clavado en un bar de Maná a el Waka Waka de Shakira. El programa tiene una regla y es que cada invitada debe traer una braga y dejarla en el centro de la mesa, junto a las de otras visitas de programas anteriores.

Hablar de lo incómodo para volverlo confortable

En un mundo donde muchos aspectos de las mujeres están estigmatizados o apartados del tema de debate, es necesario que existan plataformas que se atrevan a poner estas cuestiones  encima de la mesa. Estirando el chicle es esa plataforma.  El podcast recoge todos los temas que pueden resultar incómodos para nuestra sociedad arcaica y los analiza,  trata todas las caras del tema , consiguiendo mostrar que el asunto en sí no es incómodo, sino que es nuestra forma de afrontarlo la que lo convierte en desagradable.