Han sido cinco años intensos, cinco Champions League de dominio blanco. El Real Madrid ha sido el verdadero (y casi único) protagonista de Europa en las últimas temporadas; solo el Barcelona le seguía la estela. Pero ahora, el justo campeón, y el que ocupa el Trono, es el Liverpool, que venció al Tottenham por 2 goles a 0. El Wanda Metropolitano se ha estrenado a lo grande en la competición europea; la Champions, en cierto modo, “se queda” en Madrid.

Hasta hace un mes todo parecía indicar que el Barcelona iba a ser el indiscutible vencedor de la temporada 2018/2019, que se iba a alzar con el triplete y que iba a ganar, ganar y ganar. Pero no. En el partido de vuelta contra el Liverpool pasó lo que nadie pensaba que iba a ocurrir: hubo un giro inesperado y perdieron 4 a 0, perdiendo así su plaza en la final de la Champions. El efecto dominó hizo su trabajo y también perdieron la final de la Copa del Rey ante un hambriento y digno Valencia. Mejor no hablar de la maravillosa temporada del Real Madrid.

De esta no temporada no hablaremos, pero el club blanco ha hecho historia en los últimos años y no siempre se puede ganar. Desde la Décima y el gol de Sergio Ramos en el minuto 93, el Real Madrid ha estado (casi) imparable en la Champions. Al año siguiente ganó el Barcelona, pero los merengues se han alzado con el trofeo de la máxima competición durante tres años consecutivos.

Quizás estamos acostumbrados a goles exprés en el último minuto o a jugadas preparadas y estudiadas; pero en el Tottenham – Liverpool, la balanza parece que se decantó desde el comienzo del partido. Un gol de penalti en el minuto 2, transformado por Salah, y otro gol en el 87 de Divock Origi les dio la victoria al Liverpool; un partido muy circular. Antes de empezar, se guardó un minuto de silencio en homenaje a José Antonio Reyes, ex jugador del Real Madrid y Sevilla F.C, entre muchos otros, que murió en un accidente de tráfico.

El Liverpool no solo tiene que celebrar que va a ser el campeón de Europa durante (mínimo) toda esta temporada. Los ingleses se han convertido en el tercer equipo con más Champions, solo por detrás de Real Madrid (13) y del Milán (7). Hasta el sábado compartía podio con el Barcelona FC y el Bayern de Múnich (5), pero ahora los culés y los alemanes se han quedado solos. El Liverpool tiene cuatro títulos bajo el formato de Copas de Europa (1976-77, 1977-78, 1980-81, 1983-84), y dos como Champions League (2004-05, 2018-19). También disputó otras tres finales en las que fueron derrotados: 1984-85, 2006-07 y la pasada temporada, contra el Real Madrid.

Al final el fútbol es esto; es ilusión, y sobre todo mucho trabajo. Puede que haya un destino escrito, puede que no. Pero lo que está claro es que no siempre se puede ganar, pero siempre se debe intentar; lo que importa es el camino hasta llegar a tu objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *