Fuente: El Periódico.

Toronto Raptors, equipo donde militan los españoles Marc Gasol y Serge Ibaka, consiguió el pasado viernes su primer título de campeón de la NBA tras vencer en las finales a Golden State Warriors; primera vez que un equipo no estadounidense se proclama campeón de la liga. Victoria muy significativa para España y para la familia Gasol, que se convierte en la primera en tener a dos campeones de la NBA.

Para que los Raptors se colocaran el anillo que otorga el título de campeón de la mejor liga de baloncesto del planeta, tuvieron que llegar hasta el sexto partido de la serie. Golden State se plantaba en la final habiendo derrotado a Portland con un contundente cuatro a cero en la final de la Conferencia Oeste. Por su parte, el equipo canadiense de Toronto llegaba a su primera gran cita con la historia tras remontar un dos cero de partida de Milwaukke Bucks y llegar al séptimo y último partido con empate a tres. En ese momento apareció un Kawhi Leonard vestido de superhéroe y villano para anotar en el último segundo de partido con muchísimo suspense la canasta que desempataba el partido y la final de la conferencia. Sin duda alguna, esa canasta quedará grabada en la retina de todos los amantes de la NBA.

Decididos los campeones de cada conferencia, cada equipo afrontaba retos distintos pero con el mismo objetivo: ganar la gran final. Desde Oakland aspiraban a alzar por tercera vez de forma consecutiva el título, mientras que los Raptors se presentaban a la serie sin nada que perder y mucho que ganar, con todo un país y parte de otro a sus pies.

El guion establecido

Arrancaba el primer partido en Toronto, y el primer duelo se quedó en casa después de que los Raptors hicieran un partido muy serio sin permitir que su rival se pusiera por delante durante todo el choque. Los Warriors, por su parte, jugaron sin uno de sus mejores guerreros, Kevin Durant, y los 34 puntos de Stephen Curry fueron insuficientes para los californianos. (118-109)

El segundo choque fue para Golden State en un partido reñido de principio a fin. En la segunda parte los Warriors alcanzaron su mejor juego adelantándose en el marcador gracias a un acertado Klay Thompson, que tuvo que retirarse lesionado del parqué canadiense a disgusto del espectáculo. Leonard cuajó un gran partido como de costumbre, pero el acierto del rival decantó el «game 2” para el lado visitante igualando la serie (104-109).

En el tercer partido, los Raptors se impusieron con rotundidad ante unos Warriors mermados por las lesiones, que verían como se les escapaba la oportunidad de revalidar el campeonato. Leonard de nuevo cogió los galones de MVP y lideró a su equipo hacia la victoria, siempre bien acompañado de su guardia pretoriana compuesta por un inmenso Marc Gasol, un eficaz Lorry y en general, un equipo lleno de confianza. De nuevo, el partidazo de Curry de poco sirvió y sus 47 puntazos pasaron a un segundo plano (109-123).

Un poco más reñido acabó siendo el cuarto partido, pero con la balanza decantándose para el mismo lado. Toronto alcanzaba la tercera victoria, con la que acariciaba su primer título de la NBA restando todavía dos bolas de partido más. El choque estuvo marcado por la vuelta de uno de los pesos pesados de los Warriors, Klay Thompson, y por los grandes números de los jugadores importantes de Toronto, más allá del siempre regular Leonard: veinte puntos del español Ibaka, diecinueve de Siakam, que ha realizado grandes partidos en esta final, y la aportación de Gasol en el rebote (92-105).

Los de Steve Kerr estaban contra las cuerdas y consiguieron en el quinto partido retrasar la celebración de Toronto. Volvía Durantula, el siempre temido Kevin Durant, para remontar la situación y luchar por el título, pero poco duró en el campo, ya que antes del descanso su tendón de Aquiles dijo basta. Se estima que estará unos ocho meses lesionado y no empezará la siguiente temporada. A pesar de dicha fatalidad, los Warriors vencieron con grandes números de su estrella, Curry, y de su mejor escudero, Klay Thompson. Daymond Green fue clave con su aportación en el rebote para asegurar la victoria. Los Raptors tuvieron un triple ganador en el último segundo, pero Lorry lo erró para alegría de Golden State (105-106).

Finalmente, en el sexto partido de las finales, el equipo dirigido por Nick Nurse, pese a jugar en casa de los vigentes campeones, alcanzaba la gloria y ganaba su primer anillo de la NBA. Fue el partido más igualado de toda la serie: alternancias en el marcador y escasas máximas diferencias fueron la tónica dominante de un choque acorde a un contexto de estas dimensiones. De nuevo las lesiones saludaban a la plantilla californiana con otro infortunio de Klay Thompson que estaba siendo el mejor de los suyos. En Toronto se repartieron el protagonismo para llegar todos juntos al mismo objetivo con cuatro jugadores (Siakam, Leonard, Lorry y VanVleet) por encima de los veinte puntos. Igualados hasta el final, Stephen Curry tuvo en sus manos el triple ganador para mandar las finales al séptimo y último partido, pero de forma anómala en él, lo fallo, permitiendo así que Leonard luchase por un rebote que acabaría con el tiempo y con el sufrimiento de los Raptors (110-114).

Una vez más en el deporte, venció el equipo teóricamente más débil, pero que en la práctica se reivindicó como el claro vencedor. La ciudad de Toronto escribe así su nombre en la historia de la NBA como la primera en albergar un equipo campeón sin ser de los Estados Unidos de América; y la celebración del título llenará de fiesta y felicidad las calles de la ciudad durante días.

Los protagonistas

Este histórico duelo nos ha dejado con varios nombres propios que han escrito y ejecutado el guion de la final. El primero de todos es la figura del MVP de las finales, Kawhi Lonard, que se ha ganado el reconocimiento de todo el mundo del baloncesto con su magnífica temporada en el equipo que le fichó tras su marcha de San Antonio Spurs. Otro de los protagonistas de esta final (esta vez de forma negativa) ha sido Kevin Durant, que debido a sus problemas con las lesiones no pudo aportar toda su calidad para guiar a su equipo hacia la victoria. Esperemos que se recupere lo antes posible por el bien del baloncesto.

Para finalizar, el gran destacado de estas finales es Marc Gasol que, junto con su hermano Pau, han escrito un capítulo mas en la historia del campeonato al ser los primeros hermanos en ganar un anillo de la NBA. Si el mayor es una leyenda viva del baloncesto español y mundial, el pequeño ha vuelto a recalcar lo que muchos pasan por alto: que en Sant Boi de Llobregat han nacido los mejores jugadores de baloncesto españoles de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *