Mano tendiendo un fajo de billetes a otra mano con una llave y una viñeta con una bandera arcoiris.

Freepik

Cada vez vemos más banderas arcoiris por las calles. Cada mes de junio, más eventos. Con la euforia que eso nos da a quienes llevamos años, siglos y más allá siendo «invisibles» para la sociedad se nos olvida algo. Es mercantilización, no concienciación.

Mercantilización, marcas y orgullo

Este mes habréis visto mercantilización en su estado puro por todos lados. Stradivarius, Pull & Bear, Just Eat, Tiger, IKEA, Burger King… son muchas las marcas que colocan este mes la bandera arcoiris. Sin duda, debemos tener cuidado cuando vemos esto.

Primera reacción: ¡me están visibilizando! No podemos evitar sentir alegría e, incluso, querer consumir el producto, ¿verdad? Las estrategias de marketing dan su fruto. Porque en ese momento no pensamos en la empresa en sí, pensamos en que tienen la banderita arcoiris.

«Pero si nos están visibilizando»

No lo niego, pero, ¿a qué precio? ¿Qué precio pagamos? El precio es que damos dinero a empresas que durante 335 días no se preocupan por el colectivo. Les damos dinero solo porque se preocupan 30 días. Yo también he caído en la mercantilización y he visto algo LGTBI y he dicho: lo quiero. Por eso es importante que nos planteemos varias cuestiones al respecto.

Consumo responsable con empresas responsables

Ves una tienda o marca con merchandising del Orgullo. Te preguntarás: ¿ahora qué hago? Quiero el producto, ¿cómo sé si estoy siendo víctima de la mercantilización?

Cuando veas que una marca está vendiendo productos relacionados con el Orgullo LGTBI, plantéate varias cuestiones:

  1. ¿Solo lo hacen en el mes de junio? Pues, ¡cuidado! Una de las estrategias más comunes de mercantilización (o pinkwashing) es solo preocuparse por los colectivos oprimidos durante un determinado periodo de tiempo. Este periodo suele coincidir con fechas reivindicativas. El resto del año parece que el colectivo no existe.
  2. ¿El precio de los productos es superior al promedio de los productos de la marca? Como saben que hay un target para esos productos, aprovechan para sufrir el precio.
  3. ¿Los valores de la empresa son cuestionables? Es decir, ¿la empresa evade impuestos? ¿Explota a sus trabajadores? Ten cuidado, porque lo más probable es que la empresa busque un «lavado de cara». Si muestran que son una empresa LGTBIfriendly, nos olvidaremos de todo lo demás. Una estrategia planeada justo para eso. Mercantilización en estado puro.
  4. ¿Solo hablan del amor? Muchas de esas empresas no van más allá del «love is love». Es decir, que ni siquiera saben a qué colectivo están supuestamente defendiendo. Simplemente se han quedado con un mensaje que han leído porque se hizo trending topic.

Por supuesto que la visibilidad es positiva. Sin embargo, no es positivo que empresas se aprovechen del colectivo a su costa. No es positivo cuando las mismas empresas que se colocan la bandera rechazan a personas del colectivo. O esas mismas empresas que no respetan la identidad de personas trans. Plantéate qué visión del colectivo transmiten. ¿Es una diversa? ¿O es solo lo mismo de siempre: hombres cisgays blancos? Probablemente lo sea. Pregúntate si muestran al colectivo LGTBI como es: interseccional. Si quieres ver un poco más cómo es esa interseccionalidad, no te pierdas nuestro artículo sobre Interseccionalidad, racismo y discapacidad.

Aunque esos productos saquen a debate muchos temas importantes, revuelvan sentimientos y nos lleven a reflexionar, recuerda. No todo vale.

Cuidado con a qué empresas estás comprando.

Otro tipo de apoyo al colectivo

¿Quieres llevar merchadising relacionado con el Orgullo? ¿Buscas sacar a relucir tus colores? Perfecto, hay muchas formas de hacerlo. Aquí tienes unos cuantos consejos:

  1. Si lo haces con empresas, vigila que no sean empresas que busquen un lavado de cara (la mayoría son así). Conoce opiniones sobre trabajadores y trabajadoras LGTBI de esas empresas, vigila que sus condiciones no sean precarias y las demás advertencias anteriores.
  2. Antes que dar dinero a empresas, lo mejor es: apoyar a creadores LGTBI. Hay muchas personas del colectivo haciendo camisetas, diseños, pins y muchas cosas más. Aprovecha la ocasión para ayudarles a crecer y contribuir a que sean las personas del colectivo

Antes de dar tu apoyo a una empresa que busca su propio beneficio, piénsatelo. Cuidado con la empresa y, sobre todo, piensa si prefieres dar tu apoyo a una empresa o dárselo a creadores LGTBI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *