Antes Halloween era un rito en honor a los difuntos, ahora es parte de la gran sociedad de consumo capitalista.

Hoy 31 de octubre se celebra la globalizada fiesta de “Halloween”, una celebración que comenzó en EE.UU para conmemorar a los muertos, en el día de la unión más cercana del mundo de los muertos y de los vivos.

Desde finales de la década de 1970, la maquinaria propagandística “hollywoodense” ha proyectado Halloween al mundo entero. Pero desde el decenio de 1990 se ha intensificado su promoción debido a factores inherentes al capitalismo. La vasta cantidad de “merchandising” consagrada a la fiesta de brujas ha traspasado las fronteras de la sobreproducción dentro de Estados Unidos, y por consiguiente al resto del mundo.

Podemos centrarnos ya no en la simple celebración y festejo, que como muchas otras, se han ido globalizando por el mero hecho de añadir más fiestas y días de descanso. Si no en cómo el capitalismo se aprovecha de algo que no es propiamente suyo y convertirlo en algo totalmente económico.

Hoy todos acabaremos saliendo de fiesta, pero ¿a qué precio?. Absolutamente todos los comercios han aprovechado para sablarnos, por el simple hecho de que es Halloween. La famosa cadena como es el BurgerKing ha promocionado sus establecimientos creando un pase del terror, en el cual si acabas tendrás un maravilloso regalo o descuento en alguno de sus productos. Con este tipo de marketing se atrae al público, y acaba gastando el triple de lo que tuviera pensado gastar en ese día.

Otro ejemplo son las discotecas y bares, que con la tontería de la fiesta inflan los precios de las entradas a un nivel extremo, por el simple hecho de que “Es Halloween ¿cómo no se va a salir?”.   Sólo por el hecho de tener el detalle de una sombrilla con una calabaza dibujada hace que la copa valga 5 euros más, pero claro, la siguen promocionando con “cañones de purpurina morada” y pinturas de maquillaje para los “más apurados”

Otro punto a tratar es el tema tabú que es la muerte y los muertos. De la muerte no se habla, se silencian los sentimientos que pueda acarrear y se aleja lo más posible a los niños de cualquier experiencia que los lleve a vincularse con esta realidad, aunque sea irónicamente el tema principal de esta fiesta, que simplifican a los niños en caramelos y calabazas con caras.

Más miedo da aún, sin embargo, que tratar el tema de Halloween en cuanto al tema de la muerte se ha transformado en un consumo sin límites, dando pie al gran consumo capitalista. Para ello, como anteriormente he dicho, lo incentivan con la promoción de artículos como pueden ser disfraces, ofertas o pases del terror en torno a Halloween.

Pero antes que caras y disfraces, más terrorífico es ver y demostrar cómo los empresarios utilizan estas fiestas para ganar dinero, y tener un beneficio propio. Pero Halloween no es el único tema que explotan, como puede ser la empresa de Inditex, que con el auge del feminismo diseña camisetas y tops con logos feministas y empoderantes, beneficiándose de una ideología que no comparte ni de lejos. Ello provoca que, a causa de la explotación de festividades y días de lucha éstos pierden su significado real.

El capitalismo demuestra que no sólo nos roba la identidad propia, el dinero o la validez de pensar por nosotros mismos, sino que también echa a perder festividades o actos e ideologías de lucha para su propio beneficio.

4 thoughts on “¿Es Halloween el nuevo método de consumo capitalista?

  1. Pero que razón tienes!!!!! Esta fecha se ha convertido en ir de fiesta, en un sacadineros. ..
    Los niños no ven en realidad la fecha que es y que se celebra, ellos solo lo ven como un día para disfrazarse y pasarlo bien!!! Y la festividad de los santos?? Ellos lo ven como un día sin cole y ya esta, estos americanos nos están volviendo todas las fiestas como algo comercial para gastar y no ver la realidad. Buen articulo Natalia sigue así!!!!

  2. Tienes mucha razon natalia, globalizamos las fiestas y el capitalismo, pero también hay q darse cuenta q nosotros nos agarramos a un clavo ardiendo, importando todo lo q sea fiesta… somos un pais d pandereta… muy bien escrito natalia, sigue asi…

  3. Yo creo que cada cual puede elegir su decision de comprar o no comprar,disfrazarse o no,salir o quedarse en casa o incluso no celebrar nada…nadie te obliga a gastarte nada,pero es bueno que si entras en este circulo de fiestas,merchandaising y demas que tengas y puedas donde elegir,que luego somos de los de si lo tenemos mal y si no tambien…gracias natalia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *