Sex Education, la revolucionaria serie que todos necesitábamos

Vivimos en una época en la que se está revolucionando la educación sexual. Las preguntas que antes eran incómodas ahora ya no lo son tanto. Y se están eliminando ciertos tabúes acerca del sexo, la gestión de los vínculos afectivos y la comunicación. Sex Education es la revolucionaria serie que todos necesitábamos: visibiliza todo aquello que a algunos nos habría gustado –y deberíamos– conocer hace tiempo.

Los tiempos, las personas, la mentalidad… todo cambia y, con la evolución de la sociedad, la educación debe adecuarse a su tiempo. Hoy en día, Internet constituye una forma de educación imprescindible y muy directa para todos, especialmente para los más jóvenes. No es ningún secreto que la educación sexual en España es mejorable, es la asignatura pendiente de los colegios e institutos de nuestro país. Lo más común es recibir alguna charla a lo largo de la educación primaria y secundaria, pero nada más allá de cuatro conceptos básicos. Por ello, muchos jóvenes tienden a informarse y educarse en Internet y en algo tan nocivo y peligroso como es la pornografía.

En los últimos años se está dando cada vez más voz a este problema, a la necesidad de cambiar cuanto antes esa educación sexual que se da a las personas. Sex Education es una serie original de Netflix que muestra sin tapujos la realidad de la sexualidad en la sociedad y profundiza sobre las relaciones adolescentes. Distinguiéndose de otras producciones de la empresa, destaca porque informa sobre la sexualidad en todas sus formas mediante unos personajes reales con los que el espectador puede sentirse identificado. Todo ello se aborda desde diferentes perspectivas, englobando tanto factores más biológicos como afectivos y sociales. Y el atractivo de esta serie, cuya tercera temporada ya está disponible en la plataforma de streaming, es principalmente este.

Sex Education es esa revolucionaria serie que pretende mostrar que no importa cuál sea tu orientación sexual, todas las personas son igual de válidas. A diferencia de otras series, los protagonistas no son únicamente heterosexuales. Personajes de otras orientaciones cobran el mismo protagonismo, y sus historias a lo largo de las temporadas no giran en torno a ello. Sus tramas no se reducen a tener “bollodramas” o a ser “el mejor amigo gay” del protagonista, algo muy común en otros personajes. Además, no se recurre a la hipersexualización para dotar de mayor importancia a las relaciones, principalmente, homosexuales, como suele ocurrir habitualmente.

La serie señala la importancia de tomar precauciones –mediante preservativos o barreras de látex– tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales, en las que está menos normalizado. Asimismo, desde Sex Education denuncian la estereotipación y los falsos mitos que van unidos a la sexualidad. Esto es consecuencia, entre otras cosas, de una educación sexual deficiente. También se pone en relevancia la necesidad de dar voz a problemas como el acoso sexual callejero o abusos sexuales.

Escena del bus, Sex Education

Fuente: Sex Education

La trama se presenta desde el punto de vista de los adolescentes, dejando atrás la costumbre de enseñar y educar al público joven a través del paternalismo. Durante toda la serie, los adultos no invalidan las emociones de los adolescentes, y les permiten expresar sus sentimientos con total libertad. Mediante los problemas a los que tienen que hacer frente los personajes, se normaliza acudir al psicólogo o pedir ayuda cuando se necesita. Desde un ámbito escolar, en Sex Education visibilizan muchos aspectos que, a día de hoy, son tabú. Identidades de género, enfermedades de transmisión sexual, vaginismo, aborto, diversidad corporal, masturbación, autoestima, abusos, adicciones…

Si buscas una serie que aborde todos estos temas mediante una visión natural y positiva para el aprendizaje, es esta. Sex Education puede constituir el inicio del cambio hacia una sociedad más consciente de la importancia de la salud mental, la sororidad y, sobre todo, de la educación sexual. Es esperanzador contar con una serie con la que tanto el público más joven como adulto pueda abrir su mente y educarse en sexualidad.