Tú, que vas por ahí ondeando la bandera LGTB y pidiéndole a la gente que vea series en las que salen personajes no cisheteronormativos con historias maravillosas –aunque si son mujeres lesbianas, te van a fastidiar justo cuando empiece el romance de su vida, pero eso es otro tema–, y, ¡Todavía no te has enterado de que Transparent existe! A ver si te vamos a tener que quitar el carnet LGTB y esa paguita extra que dicen que tenemos…

Ojo, cuidado, aviso. La persona que está escribiendo esto es una fangirl. Si vas a leer el artículo entero, te doy un par de consejos: haz pipí, hidrátate después, tráete algo de comida… Porque no puedo prometer que esto vaya a ser corto.

 

PRODUCCIÓN DE LA SERIE

Vamos por partes, como diría Jack el Destripador. Me veo en la obligación moral de, como primer motivo para ver Transparent, mencionar que la serie ha sido creada y dirigida por Jill Soloway, una persona no binaria que, además de haberse hecho completamente visible a lo largo de la creación de la serie, lucha por los derechos feministas y LGTB. Por otro lado, forma parte de la comunidad judía, que es la religión predominante en los personajes de Transparent.

En adición, personas implicadas en la producción y dirección de la serie (entre ellas, Nihsa Ganatra y Andrea Sperling), también son LGTB. Además, personas del colectivo trans como son Laverne Cox y Jennifer Finney Boylan, son consultadas para el desarrollo de los personajes de dicho colectivo.

A partir de esta premisa, ya puedes esperarte un contenido de calidad, ¿verdad? Pues lo cierto es que cometieron un grave error: para la protagonista de la serie (Maura, una mujer trans) eligieron a Jeffrey Tambor, un hombre cis. La polémica que suscitó no solo quedó ahí, sino que, en 2018, el actor fue acusado por Jessica Walter, actriz con la que había compartido reparto anteriormente, de acoso verbal. A ella se le unió Van Barnes, la exasistente del actor y actriz trans, con acusaciones por acoso sexual. Y, una semana más tarde, Trace Lysette, actriz trans que forma parte del reparto de Transparent.

La solución a este asunto conllevó el despido del actor. Al final del artículo comentaré cómo afecta esto al guion de la temporada final (que se estrena a finales de septiembre y promete ser una FANTASÍA), así que, si no has visto nada de la serie, recuerda que ahí abajo hay un spoiler masivo. ¡Avisadas quedáis!

 

TRAMA Y PERSONAJES DE LA SERIE

Adentrándonos ya en lo que es Transparent, y dejando aparcada la polémica del actor, vamos a centrarnos en la trama y los personajes. Para poder demostrar por qué deberías estar ahora mismo entrando en Amazon para ver la serie, voy a tener que colar un par de spoilers, pero van a animarte a verla, ¡ya verás!

 

Maura Pfefferman

La serie gira en torno a Maura Pfefferman, una mujer trans que sale del armario a los 75 años, tras haber empezado a asistir a un grupo de ayuda para personas trans. Tiene que lidiar con las reacciones variadas de sus hijas (Sarah, Josh y Ali) y Shelly (su exmujer), a la vez que comienza a encontrar grandes amistades con mujeres trans del grupo de apoyo.

«In five years you’re gonna look up and not one of your family members is still gonna be there»

El recorrido del personaje, además, nos hace ver en flashbacks cómo Maura evoluciona hasta identificarse con lo que se muestra en la actualidad. De hecho, Transparent nos permite ver ese mágico momento en el que Maura encuentra el nombre femenino perfecto para ella.

A lo largo de la serie, Maura se enfrenta a diversas situaciones: salud mental, transfobia (¡alerta, TERFs!), reacciones diversas de sus familiares… Y no solo tiene que enfrentarse a lo que el mundo dice o espera de ella, sino que debe lidiar consigo misma y comenzar a aceptar cada parte de sí.

Como curiosidad, la inspiración de Jill Soloway para este personaje está basada en una experiencia familiar propia, pues quien siempre había conocido como su “padre”, salió del armario como mujer trans tres años antes de la creación de Transparent. Tras ello, Jill comenzó a llamarle moppa (la suma de momma y poppa, mamá y papá en inglés), apodo que Maura también recibe en la serie. ¡Yay!

 

Sarah Pfefferman

Interpretada por la maravillosa Amy Landecker, Sarah es la mayor de las tres hijas de Maura y Shelly. Casada con un hombre, y madre de dos pequeños, su inicio en Transparent comienza con su enfrentamiento a la idea de que sigue enamorada de su exnovia (de la Universidad) al reencontrarse con ella.

Breve inciso: a todos aquellos medios que han hablado sobre su personaje como que pasa por una “fase lésbica”, por favor, descubrid el término de la bisexualidad y salid de vuestras cavernas. ¡Gracias!

Se presenta como la perfecta hermana, hija y madre, pero a medida que avanza su trama, encontramos situaciones maravillosas que tienen que ver con la salud mental, con la aceptación de sí misma (no solo por su orientación, sino a sí misma como persona, con sus fallos y sus aciertos), prácticas sexuales no normativas y la necesidad de reformar el hogar roto por el que se siente culpable.

La psicología del personaje es bastante compleja, pero refleja aspectos cotidianos con los que muchas personas pueden identificarse, pues la construcción muestra la realidad de muchos aspectos, como la ansiedad, sin caer en grandes tópicos.

 

Josh Pfefferman

Jay Duplass es el actor encargado de dar vida al segundo de las hermanas Pfefferman. Se trata de la persona que más complicaciones, de las hijas de Maura, va a tener para entender a su moppa.

Es el único personaje, junto al de Shelly, que no forma parte del colectivo LGTB, pero no por ello su trama deja de ser interesantísima: relaciones adolescentes turbias, religión, problemas con la ira, la torpeza romántica mejor descrita de la televisión… Es un hombre obsesionado con la idea de formar la familia perfecta. Esas ideas idílicas que tiene en la mente provocan que viva numerosas situaciones complicadas, que le hacen creer ser “adicto al amor”.

 

Ali Pfefferman

Ya solo por el recorrido de Ali Pfefferman a lo largo de la serie, interpretada por Gaby Hoffmann, es motivo suficiente para que dejes de leer el artículo y te pongas a ver la serie –¡Eh, que es broma! No me abandones todavía–.

Es la más pequeña de las hermanas, y se muestra como la persona con una personalidad más revuelta y fantasiosa. Es alguien que, simplemente, todavía no ha encontrado su camino. A lo largo de la serie, Ali aprende a conectar consigo misma, y descubre su propia identidad a través de un camino tremendo. Bajo mi criterio, Ali representa el personaje mejor construido y desarrollado de la serie, y se puede palpar que su historia no ha sido escrita por alguien cisheteronormativo, algo realmente necesario para la visibilidad del colectivo no binario.

¿Qué puedes esperarte de Ali? Absolutamente de todo. Drogas, la curiosidad adulta más pura, la búsqueda de sus objetivos vitales, un recorrido en la liberación de la mujer, el descubrimiento de la identidad de género y el desapego de los estereotipos, el replanteamiento de todo aquello que es porque es lo que se espera de ella, y lo que es porque de verdad así lo siente: un claro ejemplo de cómo deconstruir todo lo que se nos ha enseñado a aceptar porque sí.

 

ELEMENTOS A DESTACAR DE LA SERIE

EL COLECTIVO LGTB Y EL MOVIMIENTO FEMINISTA

Lo más importante de Transparent es el punto de vista, desde el colectivo, que se le da a cada uno de los personajes que forman parte de él. Estamos acostumbradas a ver en la televisión a personajes LGTBs prefabricados y artificiales porque sus creadores y guionistas no entienden la complejidad de la situación. ¡Pues se acabó la frialdad!

Más allá, es una de las pocas series en las que de verdad se han otorgado oportunidades a personas LGTB en el mundo de la televisión –a excepción de la polémica comentada al principio–. Y es que no son pocas las personas que han pasado por el reparto: Alexandra Billings, Trace Lysette, Hari Nef, Carrie Brownstein, Tig Notaro, Cherry Jones, Alia Shawkat, Alexandra Grey, e incluso Caitlyn Jenner llegó a realizar un cameo.

Por otra parte, cuenta en su reparto con aliadas al movimiento LGTB y concienciadas con el feminismo, como son Judith Light, Amy Landecker y Gaby Hoffman.

Con respecto al feminismo, ya no es solo que se note que les creadores de la serie están concienciades con el movimiento, sino que los personajes nos enseñan a deconstruir las ideas que el heteropatriarcado se ha empeñado en meternos en la cabeza. Además, se hace desde distintas perspectivas: desde la identidad trans, desde el concepto de mujer, desde la diversidad sexual… ¡Es una delicia!

 

RELIGIÓN

Otra de las cosas que llamó mi atención fue la fuerte presencia de la religión judía y la espiritualidad en los personajes. Es, evidentemente, otra de las características que está tratada con mimo y realidad: Jill Soloway es judíe y, además, consulta a una rabina de un templo de Los Ángeles para lo relacionado con la religión. Cabe destacar, también, que el respeto a la memoria histórica de la religión judía es inmejorable.

La importancia que se le da a la religión en la serie hace que no quede enmascarada y se presente como algo secundario, sino que en muchos momentos es un elemento indispensable para los personajes de la serie. Que nos enseñen que la diversidad y la religión pueden ir de la mano, sin presentar grandes crisis existenciales, es algo que pocas veces se ha enseñado en la televisión.

 

SEXUALIDAD

He dejado para mencionar, en último lugar, un aspecto que me parece que está increíblemente bien desarrollado en la serie: la sexualidad. Independientemente de la orientación sexual de los personajes, todo lo que gira en torno a este tema está tratado con naturalidad y libertad. Además de que lo que nos muestra Transparent no es lo que estamos acostumbradas a ver en la pantalla, pero es completamente realista, hay tramas secundarias centradas en sexualidades no normativas, como el BDSM, y por fin nos regalan con naturalidad orgasmos femeninos sin tabúes ni necesidad de exagerar. ¡Adiós para siempre, Herbal Essence!

 

EL SPOILER MASIVO

Lo prometido es deuda, ahora quieres saber qué es esa fantasía que han hecho para arreglar el despido de Jeffrey Tambor, ¿verdad? Pues aquí va: en vez de realizar una temporada de cierre, a finales de septiembre lanzan un musical de cierre –de 100 minutos–, que girará alrededor de la MUERTE de Maura. ¡Un musical de su muerte! No sé, chica, pero me parece ideal que después de lo ocurrido, esta sea la forma de poner fin a una serie maravillosa. ¿Tú qué opinas?

¡No tienes nada que pensarte! ¡Corre a verla y fangirlea conmigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *