Premios Forqué: Gana La Trinchera Infinita en una mediocre gala

Antonio Banderas y Marta Nieto las mejores interpretaciones y Ara Malikian: una vida entre las cuerdas el mejor documental.

Como cada año, la  Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA) celebra los Premios José María Forqué, donde los productores de nuestro país premian a las mejores obras cinematográficas españolas del año. Coincidiendo con el veinticinco aniversario de estos premios, los segundos en importancia en el cine español tras los Goya, el cineasta Santiago Segura y la periodista Elena Sánchez han sido los encargados de presentar la gala. Así, los premios han vuelto a IFEMA en Madrid después de dos ediciones consecutivas en Zaragoza con una mejorable gala.

La Trinchera Infinita de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga ha sido el mejor largometraje del año para los productores españoles ante la sorpresa de los mismos directores, ya que competía en la misma categoría con Dolor y Gloria, Mientras dure la guerra y O que arde. La mejor interpretación masculina ha sido para Antonio Banderas por Dolor y Gloria, ausente en la gala ya que se encontraba en Málaga actuando en su nuevo musical, mientras que Marta Nieto ha sido la mejor interpretación femenina por el largometraje Madre.

En la categoría de mejor largometraje documental ha ganado Ara Malikian: una vida entre las cuerdas de Nata Moreno, donde el mismo Ara al recoger el premio ha reivindicado su pasado de inmigrante: “Yo he sido un inmigrante y ojalá ningún inmigrante del mundo necesite un violín para salvar su vida, la vida es un derecho y ninguna frontera debe impedirlo”.

Sánchez Arévalo: «El premio es de la gente joven para que encuentren educación y valores en el arte y la cultura».

En cuanto al resto de premios, La odisea de los Giles de Sebastián Borensztein  ha ganado el premio a mejor película latinoamericana y el premio a mejor cortometraje ha sido para El nadador de Pablo Barce. Además, el premio al Cine y Educación en Valores, entregado por Jesús Vidal, Martínez-Almeida y Ayuso, ha sido para Diecisiete de Daniel Sánchez Arévalo, quien ha dedicado el premio a la gente joven para que encuentren educación y valores en el arte y la cultura.

También ha sido conmemorado el cineasta y escritor Gonzalo Suárez que ha recibido la medalla de oro entregada por Cerezo, presidente de EGEDA, y nombrado en los agradecimientos de Suárez “Él es el dueño de mis películas y de las mayoría del cine español, le deseo que le vaya bien a por el trofeo este de futbol que no sé porque se lo llevan a Arabia saudita”.

El laberinto del fauno mejor película de los 25 años de Los Forqué

A raíz del veinticinco aniversario de los premios, la organización ha decidido premiar a la mejor película de estos 24 años donde El laberinto del fauno, dirigida por Guillermo del Toro ha sido la galardonada entre, La buena estrella de Ricardo Franco, La isla mínima de Alberto Rodríguez, Solas de Benito Zambrano y Tesis de Alejandro Amenábar.

En cuanto a la ceremonia, ha empezado con una fallida actuación musical del Dj Wally López con canciones del folklore español y la presencia de actores haciendo playback. Todo muy postizo. Acto seguido, Santiago Segura ha dado comienzo a la gala y, por suerte, se ha convertido en el gran salvador de la noche gracias a su naturalidad y sus chascarrillos, que han compensado el discurso forzado de Elena Sánchez, que perdía mucho en la interacción con el público llegando a crear momentos incómodos.

Entre las actuaciones musicales solo destaca el homenaje que Ángela Carrasco y Paco Arrojo han hecho a Camilo Sesto

A esto, cabe añadir la lentitud del ritmo por los vídeos en conmemoración al 25 aniversario, donde enseñaban las mejores películas de cada lustro. Además, entre las actuaciones musicales solo destaca el homenaje que Ángela Carrasco y Paco Arrojo han hecho a Camilo Sesto ya que, las actuaciones de Antonio José y Ana Mena han pasado sin pena ni gloria. Asimismo, la gala también ha contado con el recital de un poema de César Brandon y un breve monólogo de la guionista Marta Gónzalez que solo han hecho que alargar una ceremonia de 110 minutos donde se reparten ocho premios. En último lugar, la entrega de premios ha acabado con los presentadores recitando un poema sobre el cine que parecía haber estado escrito por Alfred García. Final catastrófico.

De esta forma, creo que la gala no ha estado a la altura de las películas premiadas y que tenemos que aprender que muchas veces, menos es más. Ahora la vista ya está puesta en los premios Goya del próximo 25 de enero en Málaga donde no se puede dar nada por asegurado.