El fútbol está de luto: ¡Hasta siempre, Michael Robinson!

Michael Robinson / Fuente: ABC

Una vida dedicada al fútbol y al periodismo, fundiéndose ambos en Michael Robinson. ¡Gracias por todo, leyenda! ¡Hasta siempre!

El pasado martes 28 de abril nos despertamos con la triste noticia del fallecimiento de Michael Robinson, una figura destacada en el mundo del deporte y la comunicación. Nos dejó tras una incansable lucha contra el cáncer y, coon el objetivo de rendirle un merecido homenaje, el siguiente artículo hará un repaso por toda su trayectoria como futbolista y como periodista. 

 

Michael Robinson nació en Leicester (Inglaterra) el 12 de julio de 1958, aunque pasó su infancia en la ciudad costera de Blackpool. Su padre, Arthur Robinson (futbolista), hizo todo lo posible para que su hijo heredara la pasión que él mismo tenía: el fútbol. Viajando al futuro y trasladándonos hasta la actualidad, no cabe duda de que lo consiguió de una forma sobresaliente. 

 

La trayectoria deportiva de Michael comenzó en la cantera del Coventry City como delantero. En 1974 (16 años), Robinson aterrizó en el Preston North End de Tercera División. No obstante, un año después, debutó con el primer equipo bajo las órdenes de Harry Catterick y fue renovado con un contrato profesional.  Durante sus 4 temporadas en el club inglés, el futbolista disputó 48 partidos oficiales y marcó 15 goles. 

 

Su gran calidad en el terreno de juego desató el interés del Manchester City, equipo que, en verano de 1979, fichó al joven futbolista. Sus 8 goles en 30 partidos no le fueron suficientes para seguir siendo titular, así que al año siguiente se marchó al Brighton and Hove Albion. 

 

Durante su aventura en el Brighton, Robinson se ganó la titularidad y, entre 1980 y 1983, llegó a marcar casi 40 goles en 113 encuentros. Además, Michael disputó la final de la FA Cup de 1983, donde cayeron derrotados ante el Manchester United. Ese mismo año, el Brighton descendió a Segunda División y el joven delantero llamó la atención de diversos clubes británicos. Sin embargo, sólo un equipo fue el que se hizo con sus servicios: el Liverpool F.C. 

 

El verano de 1983, Michael Robinson fichó por los ‘Reds’ y, aunque le costó hacerse con un hueco en el 11 titular, la campaña 1983-1984 fue la más exitosa de su carrera. La clara muestra de ello es que levantó la Liga, la Copa de la Liga y la Copa de Europa. Durante la siguiente temporada, Robinson no disputó todos los minutos que le hubiese gustado, por lo que terminó marchándose al Queens Park Rangers en diciembre de 1984. 

 

Debido a una lesión de rodilla, la liga inglesa no tuvo la oportunidad de disfrutar de Michael Robinson y, en enero de 1987, aceptó un traspaso al Club Atlético Osasuna de la Primera División española. Su debut con los rojillos tuvo lugar el 10 de enero de ese mismo, cuando el equipo navarro cayó derrotado en San Mamés contra el Athletic Club. Michael logró rápidamente la titularidad y en su primera temporada como rojillo logró 7 goles en 22 partidos. 

 

De cara a la próxima campaña, Robinson convenció a su excompañero Sammy Lee para que fichara por Osasuna. De esta manera, el equipo de Pamplona contó con una de las delanteras más potentes del panorama nacional, lo que llevó al conjunto navarro al quinto puesto en la temporada 1987-1988. 

 

Las molestias en su rodilla derecha volvieron a poner “contra las cuerdas” a Robinson, quien terminó rescindiendo el contrato con los rojillos en enero de 1989 y anunciando así su prematura retirada del fútbol profesional a los 30 años. 

 

A nivel internacional y gracias a su doble nacionalidad, Michael fue convocado por la selección absoluta de Irlanda hasta en 24 ocasiones y llegó a marcar 4 goles. Su debut en partido oficial fue el 28 de octubre de 1980 frente a Francia, en un encuentro para la clasificación del Mundial 1982. La trayectoria de Robinson en la selección irlandesa finalizó en mayo de 1986, en un amistoso contra Checoslovaquia. 

 

Alejarse del mundo del fútbol era algo inimaginable para Michael Robinson, por lo que él mismo decidió iniciar su carrera en los medios de comunicación a los pocos meses de retirarse. Su objetivo con ello era estar siempre vinculado al fútbol, el deporte que tanto le había dado y al que tan pronto había tenido que decir adiós. 

 

Su debut en el mundo del periodismo tuvo lugar a finales de 1989 de la mano de Televisión Española, donde fue comentarista de los partidos de la Primera División inglesa dentro del espacio Estadio 2. Gracias a su labor como comentarista, Robinson se convirtió en un miembro del equipo de narradores que se encargarían de cubrir la Copa Mundial de Fútbol de 1990. Al mismo tiempo, Michael estuvo trabajando como directivo en Screensport, una productora vinculada a Sky Televisión que terminaría fusionándose en Eurosport. 

 

En 1990, el exfutbolista conoció a Alfredo Relaño, responsable de deportes en Canal+ España y encargado de convencerle para que volviese a trabajar como comentarista de La Liga en dicho canal televisivo. Pasados unos meses, Michael empezó a colaborar también en la tertulia radiofónica de ‘El Larguero’ (Cadena SER).   

 

En 1991, Robinson fue contratado para sustituir a Jorge Valdano como analista en el programa ‘El día después’, que por entonces presentaba Nacho Lewin. Su manera de enseñar las cosas y su particular acento inglés, le convirtieron en una celebridad entre los espectadores españoles. En 1994, cuando Lewin se marchó de Canal+, el canal de televisión le contrató como presentador junto con Lobo Carrasco y Joaquín Ramos. ‘El día después’ se emitió durante 14 años hasta 2005, llegando a recibir un Premio Onda al mejor programa deportivo (1992) y 3 premios de la Academia de la Televisión. 

 

Tras cambiar el programa a un nuevo canal televisivo, ‘El día después’ fue reemplazado por un nuevo programa llamado ‘Maracaná 05’. Numerosas discrepancias con la línea editorial provocaron que Michael Robinson dejara el nuevo proyecto a las 2 semanas de su estreno. No obstante, tras su salida, continuó siendo el comentarista principal de Canal+ y colaborador en la Cadena SER. 

 

En octubre de 2007, estrenó un programa en Canal+, ‘Informe Robinson’, que consistía en realizar reportajes con el deporte como protagonista. Dicho programa cuenta con 12 temporadas y, en 2009, fue galardonado con el Premio Ondas al «mejor programa de entretenimiento o de cobertura especial». De la misma manera, también existe una alternativa radiofónica para la Cadena SER: ‘Acento Robinson’. 

 

En 2016, Robinson aceptó un nuevo reto que tendría que compaginar con lo presentado anteriormente: Un programa de telerrealidad -‘Caos F.C.’ (Movistar+)-, en el que ayudaba a los peores equipos de España junto al exfutbolista Raúl Ruiz. 

 

Su carrera como periodista traspasó fronteras y durante la Copa Mundial de Fútbol de 2014, Robinson formó parte del equipo de analistas del grupo mexicano Televisa Deportes. Además, en 2017, Robinson fue galardonado con el XII Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán en la categoría de periodismo deportivo. 

 

La admiración hacia Michael hizo que él mismo prestara su imagen para diferentes proyectos. A mediados de los años 90, Robinson se convirtió en el rostro visible del videojuego de gestión deportiva ‘PC Fútbol’. Asimismo, Canal+ utilizó su réplica en muñeco de látex para presentar el informativo ‘Las noticias del guiñol’. 

 

Por último y como curiosidad, cabe destacar que, por un lado, su protagonismo en el mundo de la comunicación le llevó al ámbito del doblaje y Robinson fue doblador en las películas de ‘Shrek 2’ y ‘Shrek 3’. Por otro lado, la localidad española de Cádiz le nombró hijo adoptivo de la ciudad en 2018, debido a su simpatía por el Cádiz C.F, club del que llegó a ser consejero. 

 

Después de una vida entregada al fútbol tanto en el campo como fuera de él, se marcha una LEYENDA del mundo del deporte y de la comunicación. 

¡Gracias por todo, Michael! ¡Hasta siempre!