La Real Sociedad suma tres puntos de oro para seguir siendo de plata

Instantánea durante el encuentro entre Atlético de Madrid y Real Sociedad / Fuente: Sergio Fárago

La Real Sociedad y el Atlético de Madrid se vieron las caras el pasado sábado poniendo en juego la segunda plaza de la Primera Iberdrola.

PREVIA DEL ENCUENTRO:

Sábado 13 de noviembre de 2021, 11:50h de la mañana. El sol calentaba en el Centro Deportivo Wanda Alcalá de Henares, donde se iban a enfrentar el Atlético de Madrid y la Real Sociedad en uno de los choques más decisivos de la décima jornada de la Primera Iberdrola. La afición colchonera aplaudía para animar a su equipo a sumar los tres puntos que le hacían desahuciar al conjunto txuri-urdin del segundo puesto de la tabla y hacerse con él. A penas habían transcurrido cinco minutos cuando las jugadoras de ambos equipos saltaron al campo al ritmo del himno colchonero.

Tras realizar las fotografías oficiales, las jugadoras titulares del conjunto vasco se colocaron en sus posiciones sobre el verde. Sin embargo, las rojiblancas hicieron piña delante de su banquillo para realizar su ‘grito de guerra’, un auténtico guiño a su compañera Virginia Torrecilla, superviviente de un cáncer cerebral y presente en el banquillo de su equipo.

POLÉMICA POR LA SANCIÓN DE LA RFEF:

Las atléticas ocuparon sus puestos y, con las 12:00h en el reloj, sonó el pitido inicial del partido. Durante el primer medio minuto, nadie tocó el balón. Tras la denuncia de la Real Federación Española de Fútbol (sanción económica y pérdida de tres puntos) a alguno de los equipos de la Primera Iberdrola por no llevar en las camisetas el parche de la RFEF, las jugadoras de ambos equipos acordaron que, al comienzo del partido, iban a taparse el parche como símbolo de protesta.

Jugadoras de la Real Sociedad se tapan el parche de la RFEF en señal de protesta / Fuente: La Liga

PRIMEROS MINUTOS:

Pasados los primeros 30 segundos, el balón se puso en juego. La Real Sociedad comenzó el encuentro con ganas y creó alguna ocasión que terminó desaprovechando. Esto hizo que el Atlético de Madrid tuviese tiempo de reaccionar e intentar redirigir el partido a su favor. De hecho, no tardaron en espabilarse y en el minuto 7, Ludmila desaprovechó la primera ocasión clara del choque para poner por delante a las locales.

A medida que transcurrían los minutos, el enfrentamiento iba ganando intensidad. Ambos equipos querían ponerse por delante en el marcador tan pronto como fuera posible. Tanto fue así que, pasados los primeros diez minutos de partido, la colchonera Amanda Frisbie provocó una falta y fue injustamente amonestada con una cartulina amarilla.

Llegados casi los 15 minutos de encuentro, el conjunto madrileño tuvo la oportunidad de poner el 1-0 en el marcador después de un rebote que puso a prueba a Elena Lete, que estuvo obligada a realizar una buena estirada para evitar el primer gol de sus rivales.

Las guardametas estaban teniendo un gran protagonismo y, de hecho, tres minutos después de la gran aparición de Elena Lete, Lola Gallardo salvó a su equipo tras una triple ocasión txuri-urdin que podía haber significado la ventaja en el luminoso por parte del equipo visitante.

La segunda tarjeta amarilla del partido no se hizo esperar en demasía, aunque esta vez fue para el conjunto donostiarra. Llegado el minuto 18 del encuentro, Gaby realizó juego peligroso que hizo que la árbitra Raquel Suárez se la mostrara sin dudar.

TRAMO FINAL DEL PRIMER TIEMPO:

Pasada la mitad del primer tiempo, la Real Sociedad vio peligrar la igualdad en el marcador después de que Ane Etxezarreta no se entendiera con su portera y dejase pasar un balón que casi termina en el fondo de la red.

Tras este susto, las pupilas de Natalia Arroyo supieron reaccionar y armaron varias contras peligrosas intentando anotar un tanto que les diera ventaja. Los nervios y la ambición de ponerse por delante antes del descanso hicieron que, en los último minutos, la torpeza fuera una jugadora más del Atlético de Madrid, que terminó la primera parte ‘pidiendo la hora’ al cuerpo arbitral.

VUELTA DE VESTUARIOS:

La segunda parte comenzó siendo favorable a las de Óscar Fernández, a quienes parecía que la charla en vestuarios durante el descanso les había hecho efecto. Con el objetivo de desconcertar a la defensa txuri-urdin e intentar adelantarse, Bárbara Latorre y Sheila García se cambiaron de bandas en numerosas ocasiones.

Las colchoneras presionaron a sus rivales y obtuvieron como premio numerosas ocasiones que no lograron materializar en gol. En el minuto 51 y a raíz de un córner a favor de las locales, se desató la polémica por una posible mano de la defensa donostiarra. La árbitra sentenció la duda indicando que toda la jugada desembocaba en otro saque de esquina: un balón bien centrado que llegó a la cabeza de Amanda Frisbie, quien remató de manera magistral y envió el balón por encima  del larguero.

La Real Sociedad parecía reaccionar y, pasados doce minutos de la segunda mitad, Maitane se vio obligada a frenar a Nerea Eizaguirre con una sucia entrada. Inmediatamente, la árbitra mostró la cartulina amarilla a la delantera del Atlético de Madrid y llamó a la asistencia médica para que analizaran la situación de la capitana del conjunto vasco. En la grada se dudó de la continuidad de la 10 txuri-urdin que, finalmente, se mantuvo firme y permaneció en el terreno de juego.

Pasada la hora de partido, Sheila García propició un manotazo en el ojo a Emma Ramírez, que terminó necesitando asistencia médica. Con esta falta y la consecuente cartulina amarilla para la jugadora rojiblanca, la afición saltó contra la árbitra, gritándole y haciéndole ver que era “mala suerte”.

Los primeros 25 minutos del segundo tiempo fueron claramente colchoneros. Sin embargo, el equipo visitante no tardó en reaccionar y encadenó una serie de jugadas magistrales para buscar cualquier oportunidad de adelantarse en el marcador.

CAMBIOS Y TRAMO FINAL:

Ambos técnicos decidieron realizar sustituciones para ver si metiendo energía nueva al terreno de juego el luminoso se movía. La mayoría de los cambios, tanto locales como visitantes, se realizaron en minutos cercanos al 70. Esto hizo que los dos equipos tuvieran que reorganizarse sobre el terreno de juego.

El tiempo se iba agotando y el empate a 0 seguía en el marcador. La presión y la intensidad subían en ambos equipos, que no se rendían e iban a luchar por llevarse los tres puntos hasta el último segundo. De hecho, en el minuto 75, Ana Tejada se vio obligada a parar a Ludmila con una fea entrada que le costó la tarjeta amarilla.

En los últimos cinco minutos, las asistencias médicas tuvieron que salir al terreno de juego hasta en un par de ocasiones. La primera de ellas por un pisotón a Nerea Eizaguirre, que volvió a lamentarse en el suelo sin necesidad de pedir el cambio. La segunda por un desafortunado golpe a la defensa colchonera Alia Guagni, que tuvo que abandonar el partido ante la imposibilidad de continuar, dejando así a su equipo con una menos sobre el terreno de juego durante los últimos minutos.

FINAL Y GIRO DE ACONTECIMIENTOS:

Todo apuntaba a que el partido iba a concluir con un empate a 0 en el marcador. Sin embargo, en el minuto 93, la árbitra Raquel Suárez señaló penalti favorable a la Real Sociedad. La afición rojiblanca no dudó en ‘echarse encima’ del trío arbitral y mostrar su descontento con comentarios como “¡menudo robo!” o “¡vaya vergüenza!”. Merel van Dongen no dudó en ir a protestarle a la árbitra por el ‘penalti inexistente’, un hecho que le terminó costando la cartulina amarilla. Aún fueron peores los efectos que tuvieron las protestas para el delegado atlético, que terminó siendo expulsado por sus reproches al trío arbitral.

Nerea Eizaguirre fue la encargada de lanzar desde los once metros. Asumió la presión como capitana y, con su habitual tranquilidad y elegancia, envió el balón al fondo de la red. Todo su equipo corrió a abrazarle y a celebrar el gol que tanto habían perseguido durante todo el encuentro.

Nerea Eizaguirre celebra el tanto de la victoria txuri-urdin tras anotar el penalti / Fuente: Real Sociedad

A escasos segundo del final, el Atlético de Madrid trató de salvar un punto, algo que les resultó imposible. Tras el final del encuentro, Lola Gallardo aseguró que habían hecho “todo para ganar el partido”, algo que se vio reforzado con las declaraciones de su entrenador: “Ha sido injusto el fútbol con nosotros. Hemos tenido ocasiones para ganar el partido”.

Finalmente, la Real Sociedad sumó tres puntos de oro que le valen para seguir siendo de plata y ocupar la segunda plaza en la clasificación de la Primera Iberdrola.