¿Y ahora qué?

El Fuenlabrada en su llegada a A Coruña (Twitter: @CFuenlbradaSAD)

Los positivos del Fuenlabrada han hecho que el club quede fuera de la competición. Finalmente, el Elche jugará el Play Off. El Depor, descendido.

Existía un riesgo. “Si un equipo viene con cinco contagios es porque se ha cometido una negligencia”, dijo Javier Tebas, el presidente de La Liga, el 10 de mayo. Negligencia o no, ha ocurrido. La última jornada de la Segunda División no se pudo disputar con la normalidad prevista. El enfrentamiento del Deportivo contra el Fuenlabrada no se jugó porque unas horas antes del encuentro se informó de que varios jugadores del club madrileño habían dado positivo en coronavirus. Ambos equipos se jugaban mucho: el Fuenla, clasificarse para el Play Off y, en el caso del Depor, luchar por no descender a la Segunda División B. A pesar de esto, La Liga decidió que el resto de los equipos sí iban a jugar. A las 21.00, sonó el pitido del inicio de todos los partidos. 90 minutos después, la polémica iba a estar servida en A Coruña.

Hasta ayer, la Segunda División estaba paralizada. En circunstancias “normales” (normales en tiempos de Covid) ya se deberían haber disputado las semifinales del Play Off. La sexta plaza todavía no tenía dueño y no parecía haber ninguna solución en un corto plazo del tiempo. El Real Zaragoza, que pese a no haber realizado un buen final de temporada desde la vuelta del confinamiento, consiguió la disputada tercera plaza. El Almería, si todo sigue según lo que se prevé, se enfrentará (no se sabe cuándo) al Girona.

Si el Deportivo-Fuenlabrada se hubiera disputado, los madrileños se bastaban de un empate o victoria para clasificarse en la lucha por el ascenso. Sin embargo, en la tarde de ayer, el Fuenlabrada emitió un comunicado a través de sus redes sociales donde se comprometían a «acatar la decisión que tomen las instituciones deportivas». Minutos después de que esto se hiciera público, La Liga confirmó que, finalmente, el partido aplazado no se iba a disputar. El Elche jugará el Play Off.

Ahora bien, aunque se estima que el primer partido del Play Off se podría jugar el 30 de julio o el 2 de agosto todavía no hay nada claro. ¿Es justo para el Fuenla? ¿Y el Depor? El pasado sábado, el Fuenlabrada informó a través de sus redes sociales que 28 miembros del club han dado positivo en Covid. Desde la Fiscalía de A Coruña van a iniciar una investigación para averiguar si el club era conocedor de los positivos antes de la expedición a Galicia. El club de Madrid, por su parte, sostiene que ellos cumplieron con el protocolo de la Liga; mientras, Tebas no dice nada.

Pero hay algo más. Algo que quizás nadie quiere ver. Al margen de esto, también están los equipos a los que los madrileños se enfrentaron días antes de saber que estaban contagiados. ¿Y cuál fue su último partido? Cosa del destino o no, fue contra el Elche. Aunque en este equipo no haya contagios, según las recomendaciones de Sanidad, toda persona que haya estado en contacto con un positivo debe guardar cuarentena.

Y en las últimas posiciones de la clasificación también están exigiendo explicaciones y soluciones. El histórico Deportivo, ahora mismo, ha descendido. Aunque los gallegos no dependían de sí mismos para permanecer en la Segunda División, desde el club denuncian que no han tenido la misma oportunidad que el resto de los equipos. El Numancia, también descendido, se ha sumado a esta queja (aunque ellos sí disputaron su encuentro y, de hecho, ganaron) y piden que, la próxima temporada, en la Segunda División haya 24 equipos (así el Depor y el Numancia no tendrían que descender). Inmediatamente, esto fue rechazado por la presidencia de la Liga. Aunque todo parece indicar que el club de A Coruña tendrá que luchar el próximo año por ascender de la Segunda División B, el presidente va a seguir exigiendo justicia fuera y dentro del campo de juego.

En estas circunstancias es normal que cada equipo proponga la solución que más le conviene. A pesar de todo, cuando empezó la competición, todos sabíamos que nos podíamos enfrentar a esto. Al final estamos hablando de contagios y debe haber un respeto. Pero precisamente como sabíamos lo que podría ocurrir, debe haber soluciones. Y las soluciones han llegado en momento en el que uno de los equipos más involucrados (y perjudicados) ha puesto su destino en manos de La Liga.