relato

El dolor

No podía aguantar más aquella situación. Los sueños cada vez eran más vívidos, más reales. En ellos se veía de nuevo junto a su familia, feliz, a veces un día cualquiera, otras de viaje o de celebración. Y de repente, la nada. Un golpe súbito que lo cambiaba todo.